Jorge Fernández está comenzando a superar los estragos que la enfermedad de Lyme había provocado en su cuerpo. Así explica él cómo ha conseguido recuperar su cuerpazo en tan solo un año en el que ha vivido un auténtico calvario


Jorge Fernández poco a poco está recuperando el brillo perdido por sus graves problemas de salud. El presentador de ‘La ruleta de la suerte’ ha pasado un calvario médico en el último año y es que los médicos no eran capaces de comprender qué le sucedía para explicar, entre otros síntomas molestos, por qué había perdido 10 kilos misteriosamente, para preocupación de todos sus fans. Finalmente los expertos lograron diagnosticarle que padecía la enfermedad de Lyme, la cual es producida por la picadura de una garrapata. Un mal que ha complicado mucho su día a día, dado que le costaba mucho comprender qué le sucedía realmente, paso clave para poner solución a su problema y recuperar la ansiada normalidad.

Ahora, por fin Jorge Fernández puede anunciar orgulloso no solo que ha logrado recuperar los mandos de su vida y superar sus problemas de salud. Algo que es ya evidente en su aspecto físico, que vuelve a lucir con los trabajados músculos a los que nos tenía acostumbrados y que tanto echaban de menos sus seguidores. Ante el incesante goteo de comentarios que apuntan a que físicamente el presentador ya se le ve mucho más recuperado, ha sido él mismo quien ha decidido explicar en su cuenta personal de Instagram el duro proceso por el que ha pasado y que tanto le ha costado comprender, dado que le ha obligado a cambiar sus hábitos alimenticios y su rutina diaria.

“Entre la foto de la izquierda y la de la derecha han pasado 12 meses exactamente. ¿Qué hay entre una foto y la otra? ¿Qué he podido hacer para que en un año, la diferencia sea considerable? Lo primero, ser consciente de mi situación, de mi problema, de mi debilidad. Eso me llevó a estudiar mucho sobre toda la sintomatología que hacía que estuviera débil. Cuanto más sabía, más me ayudó a centrar el tiro de qué necesitaba y de qué profesionales tenía que depender. No todos valen para ciertos momentos clave y críticos”, comienza a explicar Jorge Fernández en su perfil de Instagram, para hacer a entender a sus seguidores por el duro proceso por el que ha pasado en el último año y, de paso, ayudar a quien se encuentre en una situación similar a salir adelante.

“Pero esta ayuda médica (que es indispensable), no sería eficaz si uno no se pone un día delante del espejo y dice: ‘¡se acabó!’. Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para terminar con esto. Tu determinación va a hacer que te quedes paralizado por lo mal que te encuentras o que busques soluciones hasta debajo de las piedras. Las causas por las que llegamos a estar así durante años pueden ser muchas”, continúa explicando Jorge Fernández. “Picadura de garrapata y consiguiente borrelia, babasía, bartonela… intoxicación por metales pesados, plásticos, pesticidas e hidrocarburos (no os podéis hacer una idea de lo contaminamos que estamos y no lo sabemos), semilleros de bacterias en la boca años después de la extracción de una muela y, como no da síntomas, ni nos enteramos de que hay infección por bacterias en todo el organismo. Relaciones tóxicas que afectan la flora de nuestra microbiota, generando disbiosis y alterando nuestro sistema inmunológico, consumo excesivo de ultraprocesados generando problemas de permeabilidad intestinal (nuevamente sistema inmunológico afectado)”, recita el presentador todo lo que le ha pasado y nos puede pasar a todos.

“Pueden existir mil razones que ni tus médicos te han hablado de ellas, pero cuando llevas un año mal, no puedes depender de lo convencional. Eres tú contra tu sintomatología. ¡Empodérate!”, pide Jorge Fernández a sus seguidores, para animarles a cumplir con una dieta más saludable por las evidentes consecuencias nocivas que pueden sufrir si no lo hacen. Él ya ha encontrado el sendero hacia la solución a su problema y no duda en compartir la posibilidad de que esté al alcance de todos: “Por lo menos sé cuál es mi camino, intenta buscar tú el tuyo, jamás pierdas la fe en encontrarlo”, sentencia.