El presentador Jorge Fernández ha terminado el tratamiento con el que ha limpiado su cuerpo de metales pesados que le provocaba un sinfín de problemas, que él mismo recita. Por fin puede retomar su vida plenamente, sin las serias limitaciones que tenía


Jorge Fernández lleva muchos meses preocupando a sus seguidores, porque han percibido que algo no anda bien, al comprobar que el presentador está mucho más delgado de lo habitual. Los constantes mensajes apuntando a esta dirección hicieron estallar al que fuera Míster España en 1999 y es que guardaba con resignación un secreto: una dura enfermedad contra la que batallaba sin querer despertar el interés del público. Jorge Fernández terminó por confesar que el mal que le aqueja es la alarmante acumulación de metales pesados en su organismo, como son el plomo, el mercurio, el arsénico y el aluminio. Ahora, habla sin tapujos.

Jorge Fernández ha querido zanjar tanta habladuría y decir sin más qué es lo que le sucede y es que lleva años sufriendo las consecuencias de esta acumulación de metales pesados en su cuerpo, que le han provocado una larga lista de efectos nocivos que le han dejado muy tocado física y anímicamente. “Muchísimas personas, conocedoras de mi situación, se están poniendo en contacto conmigo, porque llevan muchos años con varios síntomas que terminan todo con el mismo diagnóstico: fatiga crónica, depresión, dispepsia funcional, colon irritable, anorexia, vértigos, insomnio, parestesias en miembros inferiores y un largo etcétera. Unos cuantos de estos síntomas los he sufrido yo durante años”, confiesa el presentador de ‘La ruleta de la suerte’, que anuncia que ha terminado por fin el tratamiento que los médicos le habían recomendado para frenar su dolencia y poner fin a su enfermedad.

Por fortuna, Jorge Fernández tuvo la suerte de acertar al ponerse en manos de profesionales que conocían bien su caso, porque, tal y como él mismo continúa explicando, “el problema es que la mayoría de la gente se queda jodida para siempre con este mal diagnóstico y con toda su sintomatología”. El presentador no estaba dispuesto a convivir con estos molestos síntomas que mermaban su calidad de vida y le impedían disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Por eso, luchó para poner fin a su calvario: “Yo me negué a aceptar esta mierda”.

La recomendación de Jorge Fernández a aquellas personas que se encuentran en su misma situación, con un diagnóstico vago que le decía lo que sufría, pero no a qué era debido, es que luchen por saber qué les sucede en realidad: “Ningún médico os puede mandar a casa diciéndoos que tenéis fatiga crónica. Tenéis que buscar el porqué. Siempre. Porque en medicina siempre hay un porqué”, reclama. Él mismo se vio en esta situación desesperante, en la que no encontraba explicación fiable a lo que le sucedía. Pero luchó con ahínco para que los médicos lograsen darle una respuesta definitiva que localizase su afección, para así ponerle un tratamiento que le encuentre una cura. Algo que, por suerte, ya ha logrado.

View this post on Instagram

Reflexiones sobre la salud integral mientras escribo y recopilo información para un post sobre la acumulación a lo largo de nuestros años de metales pesados ( mercurio,plomo, arsénico,aluminio…) en nuestro organismo, y las consecuencias que nos pueden acarrear. Desafortunadamente ( o no… mirando el lado positivo de todo lo malo, me ha servido para un largo proceso de aprendizaje) y hablando con doctores especialistas en este campo, que son muy pocos, he adquirido un poco de conocimiento al respecto y he experimentado en mi propio organismo, las devastadoras consecuencias de la acumulación de mercurio( metilmercurio técnicamente hablando). Muchísimas personas, conocedoras de mi situación, se están poniendo en contacto conmigo porque llevan muchos años con varios síntomas que terminan todos con el mismo diagnóstico: fatiga crónica, depresión, dispepsia funcional, colon irritable, anorexia, vertigos, insomnio,parastesias en miembros inferiores…y un largo etc… ( unos cuantos de estos los he sufrido yo durante años). Y el problema es que la mayoría de gente se queda “jodida” para siempre con ese mal diagnóstico y con toda su sintomatología. Yo me negué a aceptar esta mierda. Ningún médico os puede mandar a casa diciéndoos que tenéis fatiga crónica. Tenéis que buscar el por qué. SIEMPRE!!! Porque en medicina siempre hay un por qué… Yo lo encontré porque no me di por vencido, no me rendí. Y un año después he terminado mis quelaciones intravenosas. Esto es, me han sacado el mercurio que poco a poco fui acumulando, mediante un quelante intravenoso que se llama EDTA ( etilendiaminotetraacético).Los metales pesados se acumulan principalmente de dos maneras. Aire que respiramos ( difícilmente podemos hacer algo aquí) y mediante la ingesta de alimentos ( lo peor son los pescados grandes como atún, emperador, caballa, pez espada…) Aquí si podemos hacer mucho, y yo comí mucho atún rojo durante muchos años por ejemplo…CUIDADO! Cuando recapitule toda la información, escribiré un post, porque desafortunadamente, cada vez empezaremos a escuchar más que nuestros males vienen porque estamos contaminados por metales pesados. Y nosotros ni si quiera nos lo imaginamos.

A post shared by Jorge Fernández (@jorgefdeztv) on

Yo lo encontré porque no me di por vencido, no me rendí. Y un año después he terminado mi tratamiento. Esto es, me han sacado el mercurio que poco a poco fui acumulando”, sentencia Jorge Fernández, que para no alarmar a todos, adelanta que la forma más común de acumular mercurio en el organismo es por el aire que respiramos y por comer pescados de gran tamaño, como es el atún rojo, el cual hacía sus delicias mientras contaminaba su cuerpo: “Difícilmente podemos hacer algo con el aire que respiramos, pero sí podemos hacer mucho con lo que comemos. Yo comí mucho atún rojo durante muchos años, por ejemplo… cuidado”, termina de explicar el presentador, que seguramente ahora tendrá más cuidado con aquello que come, porque no desea volver a ser víctima de una situación desesperante.