Kiko Matamoros no se encuentra en su mejor momento personal, aunque parece que el trabajo no le falta –de hecho podría decirse que le sobra, al trabajar de lunes a domingo como colaborador en Telecinco- y en el amor está muy seguro de que ha encontrado la persona idónea en Marta López. Tampoco tiene problemas con su familia, tras haber recuperado el cariño y el respeto de sus hijos. Sin embargo, la parte discordante de tanta felicidad está en Makoke, su exmujer, que se resiste a dejarle disfrutar de las mieles que ha cosechado. Un nuevo ataque de la mujer con la que compartió su vida durante más de 20 años le ha trastocado demasiado, haciendo que su salud se resienta.

Kiko Matamoros no recibió muy bien los duros calificativos de su exmujer, Makoke, en ‘Sálvame’. Decía de él que era “soberbio, envidioso, inseguro y rencoroso”, además de reconocer algo bueno, que también era “trabajador y culto”. No obstante, el acuerdo al que llegaron por el bien de su hija en común, Anita Matamoros, de no agredirse públicamente le ha obligado a Kiko Matamoros a guardar silencio, pese a que su ex no lo respetó. Un silencio que ha podido con él, provocándole ataques de ansiedad y vómitos de los nervios, que le obligaron a abandonar el plató de ‘Sálvame’ este miércoles y también este jueves, preocupando mucho a su familia. Especialmente a sus hijos, que pronto le llamaron para calmar sus nervios.

Kiko Matamoros 3

Una preocupación que Diego Matamoros ha confesado al ser preguntado por los reporteros de ‘Europa Press’ cuando paseaba a su perro en las inmediaciones de su casa. Asegura que tanto él como sus hermanas están muy preocupados por el ataque de ansiedad que ha sufrido de nuevo su padre en directo en ‘Sálvame’, así como su confesión de que esta situación la lleva arrastrando desde hace cerca de un año, justo cuando se rompió su matrimonio con Makoke, para dar paso a una amarga batalla mediática con un duro cruce de acusaciones.

“Nos hemos preocupado mucho por él, hemos estado hablando con él todos los hermanos, nos ha dicho que está bien y eso es con los que hay que quedarse. Es muy cabezón y no quiere ir al hospital”, asegura el hijo de Kiko Matamoros, que tras haber superado el coronavirus ha podido ya salir de casa para pasear a su perro o hacer la compra por sí mismo, sin necesidad de que su hermana Laura le asista desde la distancia. Algo que, por otro lado, ha facilitado que acerquen posiciones y retomen su relación. De todo esto y mucho más, Diego Matamoros ha hablado y puedes verlo en el siguiente vídeo.