La pareja vuelve a estar en el ojo del huracán por una supuesta bronca.


Enrique Ponce y Ana Soría se han convertido, sin duda, en la pareja del verano. El diestro está viviendo una época estival muy distinta después de su separación de Paloma Cuevas con quien estuvo casado casi 24 años. La tierra de la joven, Almería, se ha convertido en su mejor refugio donde ambos se están dejando ver relajados no solo disfrutando de sus parajes más bellos, también como en esta última ocasión, totalmente ajenos a las últimas noticias en las que se han visto envueltos.

Según ha podido saber SEMANA en Exclusiva, este mismo sábado la pareja disfrutaba de una comida en el restaurante ‘Casa Pepe’ situado en la localidad de San José dentro del Parque Natural de Cabo de Gata. Un establecimiento que se encuentra en un enclave privilegiado, en primera línea de playa, y especializado en arroces y carnes. No estaban solos, les acompañaba una amiga de Ana. Esta vez, se han convertido en noticia por una supuesta bronca que tuvo lugar en la playa. Una información de la que se han hecho eco diversos medios de comunicación.

Su primer verano de amor

Almería se ha convertido en su mejor refugio en las últimas semanas, pero también en el escenario en el que están dando rienda a su amor en su primer verano como pareja. Travesías en barco, salidas con amigos, idílicas jornadas en la mar… Enrique y Ana están exprimiendo unos meses totalmente atípicos marcados por la crisis sanitaria que atraviesa el país, pero a la vez muy especiales para ambos.

El torero está combinando días de descanso cumpliendo con sus diversos compromisos profesionales donde ella ha vuelto a ser protagonista. Y es que la hemos visto acudiendo a la plaza de toros de la localidad gaditana de El Puerto de Santa María donde se convertía en su mejor fans. Cuando no ha estado presente, el diestro le ha dedicado la faena bendiciendo el albero con la inicial de su nombre escrita a pie.

La pareja está muy enamorada y no duda en gritarlo a través de sus respectivos perfiles en las redes sociales donde se dedican bonitas palabras. “El corazón más noble que he conocido nunca. Te quiero más que ayer, pero menos que mañana”, afirmaba la estudiante. Mientras que su pareja, respondía con las siguientes palabras: “Te amo más que a mi vida. Forever”.

La diferencia de edad, se llevan 26 años, no ha sido un obstáculo en su relación. Enrique se está adaptando a la perfección al ritmo de vida de la joven y en más de una ocasión le hemos visto muy integrado con su grupo de amigos. Imágenes que ellos mismos nos han mostrado a través de sus redes.