Poco a poco, aunque a cuenta gotas, se van desvelando algunos de los entresijos del día en el que Toño Sanchís acudió por última vez a su vivienda familiar. Horas después de abandonar su casa para siempre, la revista SEMANA desveló el verdadero estado en el que había quedado. Una vez que Belén Esteban pudo acceder a la propiedad que había adquirido en subasta pública casi un año atrás, se la encontró destrozada y repleta de suciedad, tal y como se pueden ver en las imágenes exclusivas de nuestro último número. En él, precisamente, mostramos al que fuera su representante hacer la mudanza de sus muebles a su nuevo y lujoso hogar. Sin embargo, muy pocos conocen cómo Toño ha gestionado todo este asunto. Hasta ahora, pues este medio posee todos los detalles de cómo el mánager ha logrado transportar todas sus cosas casi en secreto.

Toño Sanchís

Comencemos. A pesar de que Toño afirmaba en un programa de televisión gallego en los días previos a su desahucio que no abandonaría su propiedad, en su cabeza ya estaba la decisión más que tomada. Sin embargo, esperó hasta el último momento para abandonar la residencia. Fue en los días previos cuando Sanchís se puso en contacto con una empresa de transporte que era de su completa confianza con el fin de que no trascendiera a los medios de comunicación. Los mismos que hace más de un lustro le habían ayudado a desmontar su oficina cuando echó el cierre y que ahora han sido testigos de cómo estaba la casa de Toño y su esposa Lorena antes de ser entregada a Belén Esteban.

¿Cuándo se produjeron los daños?

Belén Esteban

Aunque la empresa de transportes ha preferido no hacer declaraciones, según ha podido saber este medio por fuentes de toda solvencia, los operarios de la cuadrilla vieron la casa en buenas condiciones cuando embalaron todos muebles que decoraban esta casa ubicada en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo. Tan solo faltaban los enchufes y los interruptores porque, según dijo Toño, «le habían costado muy caros». Unas declaraciones que dejan claro que fue después cuando se produjeron el resto de daños en el chalet y que la mayoría de ellos tuvieron lugar ‘in extremis’, poco antes de la fecha de su desahucio.

1Cuando no había cámaras

Aunque en las imágenes que SEMANA publica se puede ver a Toño Sanchís con el semblante muy serio mientras se transportan sus pertenencias, lo cierto es que el trato con el equipo que realizó la mudanza «fue correcto«. Así lo aseguran a esta revista.

2El representante de artistas ha comenzado una nueva vida

En Las Rozas, en una vivienda de lujo de 247 metros cuadrados y con un sinfín de comodidades. Este es el enclave en el que Toño ha comenzado su nueva vida, a pesar de que todavía tiene asuntos legales pendientes con la ‘Princesa del pueblo’. Ella misma ha declarado que él todavía le debe un gran montante de dinero.

3Parte de sus cosas están en un guardamuebles

Se desconoce si ha guardado parte de sus cosas en un guardamuebles de manera momentánea, pero lo cierto es que Toño no trasladó todo a su nueva residencia. Quizás no todos sus muebles encajen en el que será a partir de ahora su nuevo hogar.

4Envuelto en problemas legales

El día 5 de marzo estaba fijado en el calendario como la fecha en la que Belén Esteban diría adiós a su pesadilla. Tras una intensa batalla legal la de San Blas podía entrar en la vivienda que había adquirido previamente y que Toño no había desocupado, pero no todo cesaba ahí. Las grandes deudas que el que había sido su amigo le ha ocasionado supuestamente ponen en jaque de nuevo al representante y a su mujer.

5El mal estado de la vivienda puede tener consecuencias

Entre otras, penales. Un abogado de Legálitas nos asegura que incluso podría conllevar cárcel. Todo depende de la cifra que alcancen los daños que tendrían que ser catalogados de intencionados.

6Multa o privación de libertad

Tipificado como delito menor, en este caso Toño, se enfrentará a una multa de 6 a 24 meses. Sin embargo, debe tener en cuenta que cada dos días que no pague se traducirán en un día de privación de libertad y, por consiguiente, de cárcel.

7No ha sido fácil para Belén

Pero no ha sido un proceso precisamente fácil, ya que al adquirir la casa tuvo que hacer frente a las deudas de Sanchís. Y es que Toño había dejado de pagar tanto los gastos de hipoteca como la comunidad de propietarios, dinero al que hizo frente Belén hace varios meses sin titubear.