La cantante y su prometido disfrutan de una escapada en la isla pitiusa, adonde han ido en compañía de la hija del médico.


Chenoa y su prometido, Miguel Sánchez Encinas, se han trasladado a Palma de Mallorca para disfrutar de unos días de descanso en la isla donde creció la cantante. En su escapada a la isla pitiusa no han estado solos: los ha acompañado la hija del médico, a quien la cantante trata de manera muy afectuosa. Cogidos de la mano como la familia bien avenida que son, la ex de David Bisbal ha enseñado a su futuro marido y a su pequeña los rincones favoritos de la que considera su tierra.

La intérprete de éxitos como ‘Todo irá bien’ o ‘Cuando tu vas’ ha recorrido Valldemosa, una preciosa localidad situada en la parte occidental de la isla. Lo ha hecho en compañía de su pareja y la niña de éste. A pesar de que los tres cubrían su rostro con mascarillas, sus ojos delataban la felicidad que viven estos días de vacaciones familiares. Atrás han quedado las intensas jornadas de trabajo de Miguel, que es jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, en Madrid. Y es que durante los picos más altos de la pandemia del coronavirus ha tenido que enfrentarse a días especialmente duros, con mucha carga de trabajo y situaciones muy adversas, al igual que tantos profesionales de la sanidad que han echado el resto para frenar el avance del coronavirus en nuestro país.

Chenoa, muy cariñosa con la hija de su novio

Tal y como muestran las imágenes, Chenoa tiene una excelente relación con la pequeña. Para Miguel, su hija y su futura mujer son las mujeres de su vida y se le ve feliz en compañía de ambas. Los tres han recorrido los rincones favoritos de la isla, adonde se mudó Chenoa siendo una niña, abandonando su Argentina natal. «Mallorca es la tierra que me ha dado la oportunidad de crecer y de ser mallorquina, que es lo que me considero», confesaba en una entrevista reciente con Pablo Motos en ‘El Hormiguero’.

Han aplazado su boda: «Vamos a buscar otro día»

La solista y su prometido tenían previsto darse el ‘sí, quiero’ el próximo 14 de junio. Pero la crisis sanitaria que asola al país truncaba sus planes de convertirse en marido y mujer. Ante la obligación de las autoridades sanitarias de llevar mascarillas en los encuentros de grupos numerosos y la imposibilidad de congregar a sus seres queridos de manera multitudinaria, la pareja decidía posponer su boda.

«Está aplazado. Vamos a buscar otro día. Como muchas novias con las que he estado hablado ha sido como: ‘qué lástima’. Cuando tienes uno tiene todo planeado, y más un día así, la idea es hacerlo bien y que estemos todos con salud. Que lleguemos todos y estemos a gusto», ha explicado A pesar de los contratiempos, Chenoa ha sacado una lectura positiva de esta larga cuarentena de casi cuatro meses. «Durante el confinamiento me he dado cuenta que más que nunca quiero casarme con Miguel», ha reconocido.