Mientras estaban de vacaciones en Ibiza, varios ladrones han entrado en el piso que la pareja comparte en Madrid. Y han arrasado con todo: se han llevado hasta el coche de Sofía.


Hace unos días, Sofía Suescun y Kiko Jiménez disfrutaban de unas idílicas vacaciones en Ibiza. En sus respectivas redes sociales compartían fotos de su escapada a la isla pitiusa en un chalet de lujo, con piscina propia, un enorme jardín de estilo minimalista y cercano al mar. También publicaban instantáneas de sus lujosas cenas, con marisco fresco, en una terraza de auténtico ensueño. Es una práctica habitual de los jóvenes, que suelen mostrar todos y cada uno de sus pasos en sus respectivas cuentas de Instagram. Sin embargo, ninguno de los dos jóvenes no cayeron en la cuenta de que dar tantas pistas de lo que se hace en cada momento es la manera perfecta para que los ladrones sepan exactamente cuándo entrar en nuestro domicilio. Y es exactamente lo que les ha sucedido.

A su regreso de la isla, la navarra y el ex de Gloria Camila se han llevado un tremendo disgusto. En el piso de Sofía, en el que comparten lecho y techo, habían entrado a robar. Aprovechando su ausencia -publicada al detalle en las redes sociales- varios delincuentes forzaron la entrada de la vivienda y sustrajeron todo lo que pudieron. Arrasaron con las pertenencias de la pareja ¡y se han llevado hasta el coche!

Sofía sufre un ataque de ansiedad al ver cómo ha quedado su piso

El propio Kiko contaba lo sucedido en ‘Sálvame’. «Han robado en casa y se han llevado su coche” decía, entre lágrimas. Mientras él hablaba en directo ante las cámaras, Sofía se encontraba sola y estaba sufriendo un ataque de ansiedad. “Tenemos un disgusto increíble, esto que no estoy”, señalaba. «Me da mucha impotencia. Me está pidiendo todo el rato que vaya a casa, pero estoy trabajando. Me sale fatal por ella, que está sola. Porque han dejado la casa destrozada. Sofía me está llamando y escribiendo todo el rato. Está sola con una vecina con la policía en casa. Está muy preocupada por sus gatitos. Tenía cuatro y uno no aparece».

El joven ha explicado que al entrar en su domicilio de Suescun estaba «todo patas arriba, con cosas rotas. Está todo revuelto. Han entrado en las habitaciones. Se han llevado mucha ropa. Los ordenadores y los relojes digitales no se los han llevado, pero se han llevado mucha ropa de valor, una caja entera de gafas de sol. Eso que sepamos ahora, porque está todo tirado. Cuando se pueda ordenaremos la ropa y tendremos que hacer una lista de las cosas que estaban dentro», añadía.

«Han entrado por el techo del edificio»

Esta tarde, la policía judicial ha entrado para investigar y «buscar huellas», según ha anunciado Kiko. Los agentes han indicado a la pareja que los ladrones «han entrado por el techo del edificio. Han saltado y han entrado al piso, que es un ático. Varios vecinos vieron salir dos individuos del edificio conduciendo el coche de Sofía. El coche, «muy moderno», «tenía menos de un año» y ha aparecido en Villaconejos». Y es que gracias a la app de localización del vehículo, de última generación, es posible geolocalizarlo. Esto ha hecho que los saqueadores abandonasen el turismo, que ya ha sido recogido por una grúa.

Además de ropa, calzado y objetos de diseño, los ladrones «han hecho un agujero en el baño, se han cargado todos los muebles». Y se llevaron dinero en metálico. Kiko cree que ambos estaban siendo vigilados. «Hemos hablado con varios vecinos y han observado a varios individuos con mochila diciendo nuestro nombre. Ya te surge la duda. Han esperado que saliéramos de vacaciones. Han aprovechado que no estaba su madre, que está concursando en ‘La casa fuerte’. Yo en mi casa tengo alarma y tengo más seguridad pero aquí no tenemos puesta la alarma. En esta casa llevamos poco tiempo. Sofía la ha estado amueblando hasta hace poco».

Paz Padilla le ha recordado que «las cosas que no tienen vida», que hubiera sido peor si hubieran estado ambos en la casa y que «hay que tener mucho «cuidado en las redes sociales». Y es que las plataformas sociales son el medio perfecto para quienes tienen malas intenciones rastreen nuestros pasos. Ahora, Kiko solo desea que este mal trago pase cuanto antes y arropar a su chica para que se tranquilice. «Va a estar segura y bien protegida conmigo», ha recordado. «A mí en mi casa entraron, me la destrozaron y desde ese día no hay nada», ha confesado Belén Esteban.