Ya en Madrid, el exnovio de María Teresa ha regresado a su piso de soltero. Allí ha permanecido encerrado, sin salir ni recibir visitas, y con las luces apagadas.


Bigote Arrocet ha regresado a Madrid. Y, lejos de reencontrarse con María Teresa Campos, ha vuelto a su piso de soltero, donde ha pasado la jornada solo.

Un día encerrado en su piso de soltero

De nuevo en la capital, el chileno-argentino ha permanecido el día entero recluido en su residencia. «No ha salido para comer, ha pasado el día encerrado en su piso de soltero en Madrid», explicaba Kike Calleja en ‘Sálvame’. Aunque el humorista ha declarado que no ha visto absolutamente nada de lo publicado tras romper con María Tersa, «está al tanto de todo lo que se ha dicho«, ha detallado el periodista. «De momento tiene dos ofertas sobe la mesa, pero no va a ofrecer exclusivas».

En sus primeras horas en su casa, Bigote apenas ha dado señales de vida. No ha salido a la calle a nada. Tampoco ha recibido la visita de ningún amigo o familiar. Y ha pasado el día «con las luces apagadas», tal y como explicaba Calleja.

Jugando al despiste a su llegada a Madrid: «No sé nada»

Horas antes de atravesar el umbral de su piso, Bigote llegaba al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas rodeado de un buen número de reporteros. «Me tenéis anonadado porque todo lo que me decís me pilla desprevenido», decía. «No tengo ni idea de todo lo que me habéis contado. Ya lo veré. He estado en Londres pasándola muy bien con mi nieto y no sé nada de lo que estáis hablando».