La sobrina de Isabel Pantoja ha recuperado el vídeo que corresponde al momento en el que Omar Sánchez le pide matrimonio.


La pandemia ha truncado muchos planes importante. Este 26 de junio de 2020, Anabel Pantoja tenía previsto reunir a sus familiares y amigos en uno de los días que pretendía ser inolvidable, su boda con Omar Sánchez. Finalmente decidió posponer el «sí, quiero» y dejarlo para el año que viene. Eso sí, ha recordado la fecha compartiendo unas emotivas palabras.

«Hace un año, me dabas este susto, hoy dábamos el paso que jamas pensé dar. Ahora nos queda 1 año para preparar todo y vencer esta etapa tan dura que ha vivido nuestro país… Yo quería abrazar a mis amigas, llorar con mi familia, bailar con mi gente … no pudo ser», reconoce a través de sus redes. Además, confirma que el enlace tendrá lugar en 2021.

La colaboradora ha recuperado un bonito vídeo que corresponde al momento en el que el windsurfista le pide matrimonio. Un documento audiovisual en el que Anabel se muestra totalmente sorprendida cuando se arrodilla y le muestra el anillo de compromiso. La pareja se funde en un emotivo abrazo y la sobrina de Isabel Pantoja solo puede decir las siguientes palabras: «Ay, que me muero». Finalmente le responde muy emocionada: «Sí, claro. ¿No me voy a querer casar?».

Por su parte, Omar también ha querido recordar el día en el que se iba a dar el «sí, quiero» con su prometida. «Hoy era un día especial…», afirmaba en su perfil de Instgram. Añadía que se sentía un poco triste, pero a la vez contento de que el mundo, poco a poco, vuelva a la ansiada normalidad. «Seguiremos luchando y con las mismas ganas que hasta ahora. El año que viene será mejor».

Anabel no se ha casado, pero en su lugar ha seguido al pie del cañón trabajando en Telecinco. «No me caso, pero me voy de cena», bromeaba. Y es que ha sido una de las comensales del programa ‘La última cena’ que ha corrido a cargo de la pareja de chefs formada por Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban.

«Me gustaría que Omar fuera como Charly, el marido de Lydia Lozano”

Durante una de sus últimas entrevistas, Anabel Pantoja reconoció en SEMANA que lo único que teme respecto a su relación con Omar Sánchez es que le afecte su fama. Y es que afirmó que en un principio no quería que la relación fuera pública. Sin embargo, con el paso del tiempo, «su negro» comprendió su situación y aceptó sin problemas su trabajo y todo lo que esto implicaba. «Al principio quise mantener mi historia con Omar en secreto, pero sabía que era imposible porque los periodistas sois como el CNI». Una entrevista, que además, supuso el primer posado de Anabel junto a Omar en la revista SEMANA.

«Espero que sea como Charly, el marido de Lydia Lozano, que todo el mundo sabe que existe, pero no es famoso», explicó. La pareja lleva más de dos años de feliz romance y en los últimos meses, el instructor de surf y windsurf se ha convertido en su compañero más fiel.

La pareja ha vivido la cuarentena en la casa que la colaboradora tiene en Pozo Izquierdo (Gran Canaria). «Menos mal que el confinamiento me pilló aquí. Si me llega a coger en Sevilla, en mi piso de 50 metro cuadrados…”. Durante los últimos meses, la sobrina de la artista ha dado rienda suelta a su lado más desenfadado convirtiéndose en la auténtica Reina de Instagram gracias a unos hilarantes vídeos realizados durante unas sesiones fitness que han contado con un séquito de seguidores. «Por fin la gente ha sabido cómo soy yo. A los que me echaron de GH les digo: os fastidiais, porque al final he conseguido que se me conozca», explicaba Anabel.

‘Sálvame’ aprovechó el tirón mediático de su colaboradora y le encargó una sección propia en la que volvió a ponerse las mallas y sudó la gota gorda poniéndose en forma e intentando que la audiencia también lo hiciera.  «Me están diciendo es que se están riendo mucho conmigo, y eso es lo que quiero y con lo que me quedo. Por ejemplo, acabo de leer el mensaje de una chica que me dijo que se encontraba malita, por algo ajeno al Covid-19, y que solo se pone mis directos a las siete para alegrarse el día. Si a eso se le quiere llamar reina… Para mí lo importante es que la gente se divierta», afirmaba.