La actriz ha mostrado su mejor sonrisa en la clínica Ruber Internacional de Madrid, adonde su hijo ha tenido que regresar apenas tres días después de su ingreso.


Ana Obregón ha estado en la clínica Ruber Internacional de Madrid, el centro donde su hijo Álex Lequio ha tenido que regresar apenas tres días después de ingresar por una gastroenteritis. A su salida del centro hospitalario, la actriz y bióloga se ha mostrado muy sonriente.

Ha acompañado a su hijo Álex al hospital

Está claro que Ana sabe muy bien cómo poner buena cara al mal tiempo. Son días complicados para la intérprete, preocupada en estos días por el estado de salud de su único hijo.

Según ha publicado SEMANA en exclusiva, el joven ha vuelto al hospital. Al llegar al edificio, acompañado de su madre, salía del coche débil, y caminando con cierta dificultad. La propia Ana ha aclarado los motivos de su visita al centro hospitalario. «Álex ha estado ingresado solo un día. Y si me han visto en la Ruber ha sido porque mi madre también estaba ingresada por la misma razón», ha explicado.

«Está todo bien»

También ha desvelado qué le ha sucedido a su hijo. «Está todo bien. Ha sido solo una gastroenteritis, que además se la he contagiado yo», ha detallado en ‘Hoy corazón’ después de varias horas junto a su hijo en la clínica .

Alessandro Lequio también visitaba el hospital el viernes. Lo ha ha hecho conduciendo su propio coche, poco después de que llegaran Ana y su hijo.