Este miércoles la revista SEMANA, en exclusiva, descubría el giro que daba la vida de Álex Lequio. El joven cambiaba de residencia durante tres meses a Barcelona, ciudad en la que se someterá a un nuevo tratamiento para superar el cáncer que padece. Una circunstancia que también ha cambiado los planes profesionales de su progenitora, Ana Obregón, quien ha tomado la drástica decisión de suspender su obra teatral con el fin de estar junto a su hijo en estos momentos. Precisamente sobre este asunto ha sido preguntado su padre, Alessandro Lequio, tras abandonar los estudios de Mediaset.

Sin embargo, el italiano ha preferido apostar por la discreción. Amable, pero sin querer dar detalles sobre el problema de salud de su hijo, Alessandro Lequio no ha respondido a las preguntas de los reporteros gráficos que había en las puertas de Mediaset. Y es que el silencio parece imperar en el clan Lequio-Obregón después de que haya salido a la luz el tratamiento innovador al que se someterá.

De hecho, Álex había desaparecido durante un mes en sus redes sociales y ha reaparecido en su perfil tan solo para publicar algunos recuerdos o imágenes antiguas en las que sus seguidores han aprovechado para mandarle ánimo y fuerza a través de sus mensajes. Desde hace casi dos años Álex Lequio lucha contra esta enfermedad por la que ha sufrido tantos altibajos en los últimos meses.

La primera vez que se trató fue en Estados Unidos en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, etapa en la que estuvo bajo el cuidado de la actriz, quien se centró únicamente en él durante muchos meses. Ahora Ana ha frenado en seco su vida y ha suspendido in extremis, ‘Falso Directo’, la representación que debía ver la luz en el mes de agosto.

De este modo, será mucho más fácil, pues estarán afincados en la ciudad condal, no tendrán que desplazarse durante este nuevo tratamiento y, además, permitirá que el equipo médico le vigile de una manera mucho más cercana. Ana se ha mostrado muy positiva en todo el recorrido y ha sido ella quien ha tranquilizado a su entorno sobre esta nueva fase «que tan solo forma parte de la terapia y que no tiene que inquietar a su círculo». Un proceso novedoso, pero, al fin y al cabo, rutinario.

«El cáncer es una enfermedad larga y dura»

Esta mudanza repentina llega semanas después de que el joven fuera visto acudiendo a las urgencias de la clínica Ruber Internacional de Madrid, pues sufrió, según Ana Obregón, «una gastroenteritis». Poco después su padre aclaró frente a las cámaras que «todo seguía igual. «El cáncer es una enfermedad larga y dura», explicó. 

La decisión de Ana

Este giro ha provocado que Ana no continúe adelante con este proyecto con el que se subiría a las tablas en unos meses. Una decisión que han confirmado desde la directiva del Teatro a esta revista: «ante todo Ana es una profesional». Y, a pesar de que es cierto de que su decisión ha provocado desilusión en el equipo que formaba parte de este sueño, todos se han mostrado comprensivos con esta determinación, pues «lo primero es lo primero».

Así las cosas, la propia Ana ha dicho más de una vez que todas las energías que tiene las centrará en su hijo, una afirmación que una vez más ha cumplido. Lo demostró en el talent show, ‘MasterChef Celebrity’, programa del que se tuvo que despedir por un problema de salud similar al que ahora están haciendo frente. Y es que la intérprete tiene muy claras sus prioridades y, por encima de todas ellas, está únicamente su hijo, Álex Lequio.