La plantilla del gigante textil, con Marta Ortega a la cabeza, ha emocionado a Amancio Ortega a través de una cálida sorpresa.


No es la primera ocasión en la que vemos a Amancio Ortega roto en lágrimas y sorprendido por sus trabajadores de Inditex. Nuevamente, el empresario ha recibido una gran ovación por parte de su equipo y que ha tenido en lugar en la sede de Arteixo, A Coruña. Como cómplice de esta cariñosa jugada, no podía estar otra detrás que su hija, Marta Ortega, su ojo derecho.

Gtres

El pasado jueves, los trabajadores contaron con una jornada festiva previa a la Navidad en la que se entregaron el tradicional ‘amigo invisible’. Tal y como publica ‘La Voz de Galicia’, a primera hora de la mañana encontraron en su puesto de trabajo un jersey rojo de temática navideña a juego con una mascarilla en la que se dibujaba una sonrisa. Los complementos perfectos para la sorpresa que llegaría más tarde.

Tras la comida, todos fueron citados en la zona que corresponde a Zara, muy próxima al lugar en el que desempeña diariamente su trabajo Amancio Ortega. Este se convirtió en el mejor escenario para emocionar al hombre más rico de España que cuenta con un patrimonio que supera los 55.000 millones de euros. Todos perfectamente conjuntados con el suéter que habían recibido horas antes ofrecieron una cálida ovación al fundador de la compañía que continúa en activo y al pie del cañón a sus 84 años.

Gtres

Amancio, vestido de forma informal con camisa azul y pantalón negro y portando la obligatoria mascarilla, fue sorprendido por una multitud de empleados y recibió con gratitud este inesperado gesto. Móvil en mano, saludó cariñosamente levantando su brazo para poco después protagonizar el momento más destacado: se fundió en un cariñoso abrazo con su hija. El empresario no pudo contener las lágrimas mientras Marta volvía a hacerle sentir muy especial, demostrándole una vez más todo su cariño y transformándolo en el afecto que le tiene la plantilla.

Un ‘flashmob’ en su 80 cumpleaños

No es la primera ocasión en la que Marta es artífice de una sorpresa que emociona y trasciende de forma pública teniendo en cuenta el perfil siempre reservado del empresario. Ya lo hizo en 2016 durante el 80 cumpleaños de Amancio Ortega. Caber recordar que entonces organizó un divertido ‘flashmob’ a lo largo de los pasillos de la sede. Le esperaron cientos de personas que protagonizaron una improvisada fiesta en la que no faltaron los globos y la tarta, tampoco la mejor música al ritmo de ‘Celebration’ entonada por el cantante Spencer Kennedy.

Gtres

También visionó un ‘flashmob’ que recorrió algunas de las tiendas más destacadas del gigante textil con distintas paradas alrededor del globo, reflejo de su trabajo durante décadas: Desde Londres a Milán pasando por París y sin olvidar Nueva York. “No sé cómo transmitiros todo el cariño que recibí de todos y cada uno de vosotros en un día tan especial para mí», afirmó entonces.