Uno de los hijos del empresario Pedro Trapote falleció el pasado 27 de abril a los 54 años. Pedro Trapote Mateo murió de forma repentina en Sevilla, una durísima noticia que ha dejado desolado a su entorno. Tras acudir al hospital para realizarse unas pruebas tras las que le diagnosticaron bronquitis, poco después fue encontrado sin vida en su domicilio. Este jueves ha tenido lugar su funeral y el lugar elegido por la familia ha sido la iglesia de San Ginés de Madrid, donde le han dado su último adiós. Además del padre y su esposa, Begoña García-Vaquero, quienes se han mostrado muy afectados, se ha podido ver a otros rostros conocidos como Felipe González y su mujer, Mar García Vaquero, José Tomás, o Tana Rivera, entre otros.

MISA FUNERAL POR EL HIJO DE PEDRO TRAPOTE
Gtres

Aunque han sido pocos los que han querido pronunciarse desde que falleciera, su padre ha sido preguntado en más de una ocasión sobre cómo se encuentra tras esta terrible pérdida. Con la amabilidad que le caracteriza, el empresario y dueño de varias salas de Madrid ha confirmado que se encuentra ante uno de los peores momentos de su vida. «Muchas gracias, muchas gracias… Ya sabéis… que un padre tenga que enterrar a un hijo es posiblemente uno de los peores momentos… así que nada, muchísimas gracias», dijo roto hace algunos días.

Vídeo: Europa Press

Las restricciones por el coronavirus ha impedido que todos los que le querían se hayan podido despedir de él, no obstante, el cariño se ha hecho más que patente en los alrededores de la iglesia. Numerosas personalidades se han acercado hasta allí para o bien apoyar al empresario o bien despedir al fallecido, a quien han rendido un homenaje a través de las flores que él tanto adoraba. Un bonito gesto que su círculo ha explicado a ‘Vanitatis’: «Se ha elegido encina y flores de lavanda para representar el paisaje que veía Pedro cada mañana».

Video: Europa Press

El ganadero fue padre con Diana Dominguín Suárez con quien tuvo dos gemelos, sin embargo, su historia de amor terminó y así lo explicó la que fuera su esposa. «Nuestra separación llegó cuando nuestros hijos tenían dos años, en ese momento nos divorciamos de mutuo acuerdo», espetó. Tiempo después consiguieron tener buena sintonía por el bien de sus pequeños, tal y como explicó él. «Después tuvimos un contencioso que fue muy desagradable para todos. Nuestra relación se deterioró y se distanció hasta que en un momento dado, Diana me pidió que dejásemos atrás nuestras diferencias por nuestros hijos y me pareció la mejor opción para todos», añadió.