Fabiola Martínez ha vuelto a demostrar que no tiene reparo alguno en responder a todas las cuestiones que se le plantean: amor, Bertín o proyectos.


Fabiola Martínez este martes se ha reencontrado con alguien de su pasado que sigue muy presente en su vida. Hablamos de Eugenia Osborne, la hija de Bertín, con la que ha vivido una mañana muy emocionante y es que las dos han ejercido de embajadoras en un acto en el que una de ellas ha acabado llorando. En concreto, Eugenia, que se ha sincerado sobre la pérdida de una de sus hijas. No obstante, este no ha sido el único asunto que han abordado, prueba de ello, que incluso se hayan sincerado sobre el amor. La venezolana ha aclarado que sigue soltera, aunque tiene las puertas abiertas al amor: «Estoy feliz como estoy. Solita, de momento, y conmigo misma que no es poco (…) Uno no se puede cerrar al amor, pero llega cuando llega que llegar». Tiene claro que no hay cabida a una reconciliación con Bertín y, además, se ha atrevido a opinar sobre Chabeli, su ilusión.

Si bien insiste en que hay confianza entre ellos para hablar sobre todo lo que sucede en su vida, Fabiola insiste en que no ve necesario que Bertín le cuente sus relaciones sentimentales. «Hay confianza para eso, pero no hay necesidad. Su vida es suya y la mía es mía. Si él me quiere contar yo estoy aquí encantada, pero si él es feliz para mí es lo más importante. Si se enamora yo feliz», aclara Fabiola cuando se le pregunta por la ilusión sevillana de Bertín que te adelantó SEMANA. Su matrimonio ya terminó y Fabiola considera que cada uno puede rehacer su vida si así lo considera, eso sí, ya no será con ella. «La casa no está cerrada porque él entra y viene a ver a los niños y forma parte de mi vida familiar. De mis emociones, de mis sentimientos tiene solo un apartado (…) No volvería con él ni mañana ni pasado. ¿Por qué tenemos que tropezar con la misma piedra?», bromeaba la modelo.

Bertín Osborne portada SEMANA
© SEMANA.

La ya exmujer de Bertín considera que su decisión ha sido la correcta, ya que el desgaste de su matrimonio lo había hecho insalvable. «A partir de ahora él es libre de hacer lo que quiera y yo me alegraré de su felicidad», asegura. A pesar de que su historia de amor terminó, Fabiola recalca lo excelente que es el cantante como padre e insiste en la buena relación que han fraguado tras su ruptura. «Me quedo con lo bueno y con lo malo para que no se me olvide. Ahora nos llevamos incluso mejor (…) Ponemos más de nuestra parte para entendernos mejor. Estamos fenomenal», dice.

Económicamente la historia también ha cambiado para ellos, un giro que Fabiola no esconde. «Ser independiente económicamente es mi punto de partida. Nosotros siempre hemos tenido todo muy bien controlado, si él se ocupaba de los gastos de casa y yo hacía alguna publi, eso entraba para mí, ahora no. Ahora somos los dos responsables del cuidado y bienestar de los niños», ha explicado Fabiola frente a SEMANA.