La ex del presentador ha aclarado que en sus 14 años de matrimonio no ha dependido económicamente de su marido: «Nunca me he sentido una mantenida».


Han pasado ya xx meses desde que Bertín Osborne y Fabiola Martínez anunciaron su separación. Desde entonces, el cantante y presentador y su todavía esposa han demostrado una y otra vez que su divorcio se está produciendo de manera amistosa, con todo el respeto y el cariño del mundo. Sin embargo, el hecho de que la firma no se haya producido aún ha despertado algunas sospechas: ¿Acaso se han retrasado los trámites ante la posibilidad de una reconciliación? ¿Quizás es que no llegan a un acuerdo en el terreno económico? Lo cierto es que ni hay opciones de una segunda oportunidad ni tampoco existen diferencias en lo referente al reparto sobre la manutención de los dos hijos que tienen en común.

«No hay conflictos económicos»

Ha sido la propia venezolana la que ha explicado los motivos por los que no se ha firmado el divorcio. Y ha dejado muy claro que entre ellos no hay peleas por el dinero. Todo lo contrario. «No hay conflictos económicos«, ha sentenciado. «Nos estamos poniendo de acuerdo, ya que ambos tenemos responsabilidades sobre el bienestar de los niños».

Vídeo: Europa Press

Tal y como recogen las cámaras de Europa Press, la modelo quiere mantener su independencia en esta nueva etapa que afronta en solitario. «En una separación hay ciertas cosas que hay que poner por delante. Y Bertín en eso es muy generoso. Yo por mi manera de ser prefiero ser prudente porque luego me siento agradecida y comprometida. Y no quiero que la relación esté basada en eso», ha detallado.

«He trabajado toda mi vida, me siento una mujer súper válida y capaz. No quiero tener la sensación de que necesito que alguien me respalde. El eso lo entiende y lo respeta, pero quiere que estemos bien. Es un señor, un caballero, y lo único que quiere es que estemos bien. Yo se lo agradezco un montón. ¿Conclusión? No quiero que me mantenga», añadía.

«Nunca me he sentido una mantenida»

Fabiola ha contado que en sus 14 años de matrimonio «nunca me he sentido una mantenida. Es verdad que él por su trabajo tiene más capacidad de generar y se ha ocupado de muchas cosas».

Gtres

Así, pretende que cada detalle de su divorcio quede muy bien atado para que no haya problemas ni malentendidos. En estos momentos tiene el apoyo de sus progenitores. «Mis padres me están ayudando con Kike desde el principio, porque como unos padres no hay nada. Soy muy afortunada en ese sentido».

«Estoy construyendo»

Ahora, Fabiola afronta el futuro con optimismo. Y con muchas ganas de seguir su camino en solitario. De momento ya ha tomado una importante decisión: ha decidido ampliar su formación con un master universitario. En el terreno personal, no descarta volver a enamorarse. Pero poco a poco. Tiempo al tiempo. «Ni estoy planificando, estoy construyendo. No voy a un objetivo, estoy construyendo. El movimiento genera movimiento. ¡Y aquí estoy!», dice.