Ona Carbonell ha visitado el plató de ‘El Hormiguero’ para presentar “Ona Carbonell. Empezar de nuevo”, un documental sobre su vuelta a la competición después de ser madre. En su entrevista con Pablo Motos, la nadadora ha explicado qué la ha llevado a hacer este trabajo. “Me costó decidirme. Dije que no quería que saliese la cara del niño, pero me sentía responsable de representar las dificultades que existen para practicar el deporte de élite con la maternidad”.

Embarazada de su segundo hijo, la catalana ha hablado de las dificultades que ha atravesado como deportista de élite y madre al mismo tiempo. «Por ejemplo, si das pecho todavía eres más elástica, por lo que cuando volví tenía que ir con mucho cuidado limitándome a mí misma para no lesionarme”, decía.

Ona Carbonell empezó a entrenar un mes y medio después de ser madre por primera vez

«Volviste muy pronto, ¿en qué te cambió el cuerpo?», le ha preguntado el presentador. “Empecé al mes y medio. Al principio los hombros muy mal, en el agua es más fácil pero me costó volver a ser yo, no lesionarme, no dormir, levantarme para dar pecho y entrenar diez horas… estaba muerta”, respondía. “Allí tenía incluso mi neverita y me iba sacando la leche en el entrenamiento”. El de Requena apuntaba: «Y luego está lo de la cacota». Su invitada contestaba, entre risas: Te acostumbras al minuto cero. Yo soy una privilegiada porque he tenido ayuda en casa, una estabilidad… pero lo de dormir lo he llevado fatal”.

Cuando Pablo Motos le ha preguntado si tuvo «en algún momento la intención de abandonar el documental o el entrenamiento», Ona Carbonell lo tenía claro: «En los Juegos me sentía muy responsable porque eres parte de un equipo y pensaba que no hacía bien nada. Es verdad que durante el año he tenido muchos momentos de decir ‘no aguanto’”.

“Hubiera sido madre antes y nunca lo hacía porque creía que iba a perder mi profesión»

«El documental abre el camino a ayudar», ha apuntado Pablo Motos. “Yo hubiera sido madre antes y nunca lo hacía porque creía que iba a perder mi profesión, mis retos, mis medallas… Ahora me he dado cuenta de que es difícil, que necesitamos más ayuda, más visibilidad, pero es posible”, reconocía la nadadora.

«¿Los del antidoping te han llegado a levantar al niño?», quiso saber el conductor de Antena 3. “Hace tres días embarazada vinieron y sí lo he vivido, cuando empiezas a entrenar y a las seis de la mañana te pican a la puerta y te despiertan al niño”.

Ona Carbonell
GTRES

La nadadora olímpica anunció la semana pasada que espera su segundo hijo. «La familia aumenta, súper felices», ha escrito en sus redes sociales junto a una imagen de su hijo acariciando su incipiente barriguita. Ante la feliz noticia, muchos de sus amigos y seguidores reaccionaban con comentarios de felicitación para ella y su pareja. No cabe duda de que atraviesa uno de los momentos más dulces su vida. Está entregada a su faceta como mamá, sin olvidar su carrera deportiva. La catalana ya es madre de un niño llamado Jordi, fruto de su relación con el exgimnasta Pablo Ibáñez.

La noticia de su segundo embarazo llega un año y medio después del nacimiento de su primogénito. Un niño que nació en agosto de 202 y cuyo alumbramiento hizo realidad su sueño de convertirse en madre y es que siempre había expresado su deseo de formar una familia. “Bienvenido al mundo Kai”, escribía Ona Carbonell tras dar a luz en su perfil de Instagram, compartiendo una bonita fotografía en blanco y negro con sus manos, la de su pareja y su hijo entrelazadas. Feliz, daba las gracias al equipo médico que la había ayudado a hacer su sueño realidad. Se trata del equipo de maternidad del hospital Can Ruti de Badalona, a quienes les agradeció no solo haber traído a su hijo al mundo, sino también “el cariño, la profesionalidad y el gran trabajo” que desempeñaron.

ona-carbonell-2

Ona Carbonell ha formado una bonita familia con Pablo Ibáñez, ex gimnasta de la Selección Española Pablo Ibáñez. Se conocieron en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. «Él era deportista, entrenaba en la selección también y cuando él se fue, yo empecé con la selección española. Cruzamos nuestros caminos pero teníamos amistades en común. Cuando puede me acompaña a los viajes, y aunque me acompaña, no nos vemos mucho. Cuando me acompañó a los Juegos estaba en la villa y nos vimos cuando acabaron. Saber que Pablo está ahí me ayuda y cuando no puede, por email», ha dicho recientemente.