Exfoliar: el peeling que rejuvenece

Exfoliar es la mejor manera de ayudar a la piel a desprenderse de las células muertas que se adhieren a su superficie. Además, facilitamos que las más jóvenes luzcan con toda su energía. Es el objetivo número uno de lo que se conoce como exfoliación. Se trata de un ritual de belleza apto para todas las pieles y todas las edades siempre que se realice con mimo y sabiduría cosmética.

Masajea sobre el cutis húmedo, retira con agua tibia y utiliza a continuación el sérum o la crema habitual

Hay muchas formas de realizarse una exfoliación casera, tanto facial como corporal. Una receta muy agradecida para el cuerpo consiste en mezclar un puñado de sal gorda yodada con unas gotas de aceite vegetal. Y añadir también dos o tres de aceite esencial de lavanda o rosa mosqueta. Aplícalo sobre la piel húmeda y realiza movimientos circulares de abajo a arriba. Comienza por los tobillos e insiste en las zonas más rugosas, especialmente en las rodillas y los codos. Después, aclara con agua tibia y no enjabones.

¿Y cómo exfoliar bien el rostro?

Para el rostro, el azúcar es un gran aliado. Solo tienes que mezclar dos cucharadas de azúcar de grano fino con una de aceite de oliva. Masajea sobre el cutis húmedo, retira con agua tibia y utiliza a continuación el sérum o la crema habitual. 

Una receta muy agradecida para el cuerpo consiste en mezclar un puñado de sal gorda yodada con unas gotas de aceite vegetal

Exfoliar, de manera constante, una vez a la semana en el rostro y cada quince días en el cuerpo, es también un recurso que además de retirar las células muertas, ayuda a eliminar impurezas. Limpia y reduce el tamaño del poro, lucha contra las manchas y pequeñas arrugas y combate los efectos de la contaminación ambiental. Además de estimular la microcirculación sanguínea que potencia el mejor funcionamiento de las células epidérmicas.

Masajea sobre el cutis húmedo, retira con agua tibia y utiliza a continuación el sérum o la crema habitual

Es también un ritual que en cabina forma parte de faciales de tratamiento intensivo de todo tipo. En los centros Carmen Navarro, es un paso esencial en cualquier  protocolo, incluso hemos introducido una mascarilla exfoliante antiaging, la Dmk Revitozyme. Gracias al trabajo realizado por las enzimas mensajeras incluidas en su fórmula, elimina toxinas, células muertas e impurezas.

Refresca, alisa y recarga de juventud las células de la piel. Las enzimas, además, estimulan de forma natural los receptores epidérmicos y consiguen activar el sistema linfático y circulatorio. La vitamina A, concentrada, alimenta las células para formar rápidamente un cutis renovado y  sano. Exfolia, alisa, unifica el tono y recarga las células en tan solo 20 minutos y una sola sesión.