Días después de que Alejandra Rubio confesara los motivos de su ruptura, Álvaro Lobo la ha lanzado una indirecta en sus redes sociales.


La vida de Alejandra Rubio ha dado un giro radical en un tiempo récord. Ha tornado 180 grados sin casi pestañear. Poco queda de cómo eran tanto sus relaciones sentimentales como laborales en febrero, pues en ese mes rompió con su pareja, Álvaro Lobo, después de dos años juntos y, además, comenzó una aventura televisiva como comentarista en los debates de ‘La isla de las tentaciones‘. Entonces, prefirió vivir esta nueva etapa sin entrar en detalles sobre el motivo por el que había puesto punto y final a su historia con el DJ y, de hecho, trató de justificar que ambos borraran todas sus instantáneas de sus perfiles de Instagram porque su única intención era profesionalizarlos y centrarlos en su trabajo. Ha sido semanas después, cuando la hija de Terelu se ha confesado en sus redes sociales sobre su sonada ruptura, unas palabras que parecen no haber sentado del todo bien a su ex.

Si bien la joven comentó que no había habido una razón concreta, Alejandra sí que da una pincelada que podría explicar el trasfondo de su separación, pues podría estar relacionado con sus respectivos trabajos. «Las relaciones se acaban y la vida sigue, no ha sido un motivo concreto, cada uno teníamos vidas distintas, teníamos que crecer mucho profesionalmente y ya está (…) Felices. No ha pasado nada raro ni nada extraño. Así que yo estoy muy bien y él supongo que también», dijo. Una confesión en la que ella misma desveló que había estado evitando dar explicaciones durante algunas semanas: «me ha apetecido decirlo ahora y no pasa nada. Un día me levanté y respiré, la mejor época de mi vida, un día te levantas y se han acabado todas las rayadas y todas las tonterías y dices por fin».

Ha sido poco después cuando la otra parte también ha querido aportar su granito de arena y aportar un poco de luz a esta ruptura de la que se conocen muy pocos detalles. ¿Cómo? Pues a través de sus redes sociales, las mismas que hicieron saltar la liebre sobre una posible crisis sentimental después de que Alejandra y Álvaro no dejaran ni rastro de su vida en común. Junto a una fotografía en la que el Dj posa con el semblante muy serio y bajo una ubicación que le sitúa en Los Ángeles (California), Lobo escribe en su publicación un mensaje ‘encriptado’ que dará mucho que hablar. «Hablan , hablan y hablan… yo solo preparándome para todo lo que viene#micamino #solomúsica«,escribe en el post.

De este modo, Álvaro deja claro que él, por el momento, desea centrarse en sus futuros proyectos laborales, todos ellos relacionados con la música. Toda una indirecta hacia Alejandra, quien sí ha dado más detalles sobre su vida más personal junto a él. Ambos se habían independizado y vivían juntos en un coqueto piso del barrio alternativo de la capital, Malasaña, donde tenían su ‘nidito de amor’. Precisamente en este piso, la benjamina del clan Campos grabó algunos capítulos de su canal de MTMAD, ‘Black Sheep’, el cual permanece ‘abandonado’ desde el pasado mes de diciembre. Y es que Alejandra está centrada en su trabajo ahora como colaboradora del magacine de fin de semana, ‘Viva la vida’, en el que es compañera de su madre y de su tía, Carmen Borrego. Aunque acaba de aterrizar en el espacio, esta joven que actualmente estudia derecho, está feliz junto a ellas y junto al director del programa, Raúl Prieto, el hombre que, de algún modo, ha salvado a las Campos. 

Álvaro y ella han roto también en sus redes

Su ruptura está más que confirmada, pero hay otro detalle que refleja cómo ha sido su separación: su unfollow. Ella y Álvaro Lobo se han dejado de seguir en sus respectivos perfiles de Instagram, ya no son amigos, lo que lleva a que pensar que su ruptura ha sido de todo menos amistosa.

Ella, por su parte, decidió abandonar el piso en el que ambos residían e inició una intensa búsqueda inmobiliaria en la zona norte de Madrid. Allí vive su familia, por lo que estaría más cerca de su abuela, su madre y su tía ahora que había roto su relación más duradera, quienes, por cierto, también se encontraban buscando un nuevo hogar para ellas. Poco después,  Alejandra fue pillada por la revista SEMANA entrando en su nuevo hogar. Vive en Aravaca, municipio madrileño en el que se encuentra feliz y donde ha elegido continuar con su independencia desde que es una chica soltera. A pesar de que hace algunas semanas se le relacionó con el ex gran hermano, Suso Álvarez, ella tan solo ha mantenido que son grandes amigos.