The Duke of Cambridge with his son Prince George and his daughter Princess Charlotte as they arrive to meet his newborn son at the Lindo Wing at St Mary's Hospital in Paddington, London.

¿Por qué está tan triste George de Cambridge?

Hoy era el primer día de colegio de George de Cambridge y en un día tan especial para él no ha podido estar acompañado por su madre, Kate Middleton, que tiene que guardar reposo como ya le ocurrió en sus embarazos anteriores.

George de Cambridge ha empezado sus estudios en la escuela Thomas Battersea, que se encuentra en Londres, así que no seguirá los pasos de su padre, el príncipe Guillermo, y su tío, el príncipe Harry, que acudieron a la Wetherby School.

El hijo del príncipe Harry, que solo tiene cuatro años, había acudido a la guardería Westacre Montessori School, por lo que ya tenía experiencia fuera de casa. Sin embargo, no todo ha sido coser y cantar…

En efecto, el niño parecía triste, quizás cansado, pero enseguida ha vuelto a sonreír y se ha mostrado encantado con la directora del colegio, Helen Haslem.

Quizás George de Cambridge echaba de menos a su madre, la duquesa de Cambridge, que padece hiperémesis gravídica.

6¿Triste?

triste

George de Cambridge estaba visiblemente serio en su primer día de colegio, algo que les sucede a muchos niños de su edad. Algunos incluso rompen a llorar. Él no lo ha hecho…

5Con el preceptivo uniforme

con-el-preceptivo-uniforme

George de Cambridge, como todos sus compañeros, lució el uniforme del colegio. Estaba guapísimo.

4Muy simpático

muy-simpatico

Pese a todo, George de Cambridge no ha reprimido su estado habitual. Es un niño encantador.

3Con la directora del colegio

con-la-directora-del-colegio

George de Cambridge, todo un caballero, saluda a la directora del colegio.

2Sin su madre

sin-su-madre

La cara tan seria de George podía obedecer a la ausencia de su madre, Kate, que tiene que guardar reposo por su tercer embarazo.

1¿Un poco dormido aún?

un-poco-dormido-aun

George de Cambridge estaba muy serio a su llegada al colegio, quizás por falta de sueño.