Esperanza Aguirre ha querido arrojar más luz sobre el ictus de su marido, Fernando Ramírez de Haro. Está aún bajo observación profesional en el hospital


Tan solo siete meses de superar el coronavirus, Fernando Ramírez de Haro, marido de Esperanza Aguirre, ha sufrido un ictus que le ha llevado a ser ingresado de urgencia en el hospital. Fue la semana pasada cuando este susto dio el salto a los titulares y llenó de preocupación las redes sociales, donde se preguntaba cómo era su estado y las posibles consecuencias que esta afección le habrían podido ocasionar. Sobre todo esto ha hablado la propia Esperanza Aguirre en conversación con los reporteros de ‘Europa Press’.

La que fuese presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha querido ofrecer algo más de información sobre qué le sucedió exactamente a su marido el pasado jueves, cuando tuvo que acudir a un centro de salud cercano a su domicilio aquejado de un ictus. Su marido todavía continúa ingresado en el hospital bajo constantes cuidados médicos profesionales, que tratan de descubrir qué le ha pasado exactamente y cómo esto le ha afectado. La política cree que el coronavirus que pasó en los primeros meses de la pandemia ha podido jugar un importante papel en el ictus que ahora le ha llevado al hospital. Una creencia que también estudian los médicos, aunque su caso se sale un poco de las métricas que tenían vistas con otros pacientes de Covid-19 que han sufrido un ictus tan solo un mes o dos meses después del contagio.

Un proceso que aún se alargará durante varios días y del que Esperanza Aguirre confía que salga todo de manera positiva y pueda disfrutar de nuevo de la compañía de su esposo en casa, alejado de la habitación del hospital. Vea el vídeo de ‘Europa Press’.