El periodista y escritor ha pasado el confinamiento en su casa de Madrid, desde donde no ha parado de compartir los rincones del lugar donde vive.


Màxim Huerta está pasando estos días en su piso de Madrid. El escritor cuenta ya con más de 279.000 seguidores en Instagram, y con ellos ha compartido cómo ha pasado la cuarentena en casa. Sesiones de pintura, de lectura, ratitos para cumplir con sus compromisos profesionales o momentos de relax con un café.

Todos estos ratitos han sido compartidos por Màxim Huerta en su perfil de las redes sociales. Unas imágenes muy cuidadas que nos han dejado ver algunos rincones de su casa. El exministro de Cultura y Deporte no ha tenido reparos a la hora de abrir las puertas de su piso y no nos ha podido gustar más cómo la tiene decorada.

Hace apenas unos días, él mismo compartía cómo era un día en su casa desde la venta de su salón: «Esta es mi ventana. Desde aquí aplaudo, miro la vida pasar, saludo a los vecinos, a los que conozco y a los nuevos; desde aquí espero, desespero y busco aire. A veces me asomo como si fuera la proa de un barco, cierro los ojos y aspiro queriendo tragar todo el oxígeno. Desearía volar, salir de este balconcito, huir a otro lugar, y me conformo con convertirlo en ocasiones en una terraza de bar. Soy el único cliente. Brindo por todos los que estáis ahí, aquí», escribía.

Aunque parece ser un piso medio pequeño, Màxim Huerta ha sabido sacarle todo el partido a las estancias. Y es que ha optado por un salón con espacio abierto con unos grandes ventanales, que por cierto, tienen unas increíbles vistas. Esta estancia está separada de su despacho con un arco sustentado por unas vigas de madera vista que le dan un toque muy especial a la casa.

Además, la decoración elegida está muy cuidada: plantas, lámparas indirectas, alfombras, colores pasteles, una chimenea que da al salón un toque de lo más parisino… Estos son solo algunos de los detalles con los que cuenta la casa y que son todo un éxito para hacer la vivienda de lo más acogedora.

Como no podía ser de otra manera, Màxim Huerta ha encontrado un lugar especial en su casa para colocar una estantería de obra y allí colocar su gran colección de libros. Ese ha sido el lugar elegido para colocar con acierto una mesita de madera con una silla, desde donde escribe cada día.

El espacio perfecto no solo para escribir, también para practicar unas de sus grandes aficiones: la pintura. Durante estos días de confinamiento, precisamente, ha hecho varias obras que ha ido compartiendo en su Instagram con unas fotos de lo más cuidadas. Y es que el perfil de Máxim no puede gustarnos más, porque cuida al detalle todas las fotos, demostrando que no solo tiene gusto para la decoración, también para cuidar el tipo de fotos que comparte con sus seguidores.

A continuación, os mostramos todas las imágenes de la espectacular y cuidada casa de Màxim Huerta en Madrid: