La presentadora de televisión tiene en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, su única casa en propiedad, a la que viaja siempre que puede para visitar a su familia y disfrutar de la playa. Además, allí es el lugar donde se encuentran las cenizas de su padre, al que visita siempre que se siente perdida.


Toñi Moreno pasa la mayor parte del año en Madrid, donde vive y trabaja. El hecho de que tenga que estar en el plató de ‘Viva la vida’ solo los fines de semana le permite irse a Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, entre semana, para reencontrarse allí con su familia, que sigue viviendo allí. La cuarentena la ha pasado en la capital, lo que le ha impedido ver a su madre. Nada más puede, Toñi Moreno hace las maletas para así recuperar el tiempo perdido.

La presentadora de televisión es lo que está haciendo estos días. Ella misma aseguraba que tiene en esta playa un apartamento en propiedad y que en Madrid la casa en la que vive es de alquiler. Aún así, Toñi anuncia que cuando tenga dinero, se comprará un piso. Hasta allí se ha desplazado con su pequeña Lola.

Toñi tiene un pequeño apartamento con unas vistas increíbles. Cuenta con terraza y tres habitaciones, en las que se aloja su madre cuando la presentadora pasa algunos días en Sanlúcar de Barrameda para así estar más tiempo con su nieta. No ha dudado en abrir las puertas de su casa para que veamos dónde vive cuando quiere desconectar de Madrid.

Un momento de lo más emotivo

Después de enseñar su casa, Toñi Moreno aprovechó la presencia de su compañero Torito para llevarle a uno de los lugares más especiales para ella. «Te voy a llevar a un sitio muy especial… Estos árboles los plantó mi abuelo Lorenzo, al lado están los restos de la casa en la que vivía mi padre, que con cinco años empezó a trabajar entregando leche a las casas. Cuando ya no había casa, yo no sabía dónde estaba esto», empezó explicando emocionada.

Cuando el padre de Toñi ya sabía que su vida se apagaba le pidió a sus hijas que buscasen aquellos árboles tan especiales en los que creció junto a su familia. «Me decía que buscase esos árboles, pero yo no estaba para buscar árboles. Los terminé localizando. Nos dijo que sí, que eran esos, y que ahí es donde quería que reposaran mis cenizas. Aquí está mi padre y cuando me siento perdida, vengo aquí y tengo una conexión con él maravillosa. Que mi padre no haya podido conocer a mi hija es una de las cosas que más pena me da. Cuando estoy mal, vengo y me quedo aquí un rato.

A continuación, os mostramos todas las fotos de cómo es la casa que Toñi Moreno tiene en Sanlúcar de Barrameda en propiedad, hasta donde viaje siempre que necesita no solo ver a su familia, sino para conectar con su padre, al que estaba muy unida.