Dani Alves
Foto: Gtres

El error que delató a Dani Alves ante la jueza: un tatuaje en el abdomen

La víctima precisó con todo tipo de detalles un tatuaje de Dani Alves en la zona baja de su abdomen, que él contradijo en su relato

Dani Alves continúa en prisión después de que una joven lo denunciara por presunto abuso sexual. Poco a poco se van esclareciendo los hechos que ocurrieron el 30 de diciembre en Sutton, una conocida discoteca de Barcelona. El futbolista se encuentra en prisión preventiva después de declarar hasta en tres ocasiones diferentes sobre los hechos ocurridos aquella fatídica noche. Sin embargo, ahora se desvela el detalle que delató al futbolista brasileño e hizo que la jueza dudara de su relato en el juzgado: su tatuaje en el abdomen. Durante la declaración de la víctima, la joven relató con todo tipo de detalles los tatuajes que Alves dispone a lo largo de diferentes de la parte superior de su cuerpo. Según la víctima, cuando el futbolista le forzó a hacerle una felación pudo visualizar durante un largo tiempo todos los tatuajes del brasileño.

Dani Alves

Foto: Gtres

Según adelanta en 'El Mundo', que ha tenido acceso a fuentes judiciales del caso, la víctima detalló los tatuajes del futbolista. La joven confesó que el tatuaje fue muy visible en el momento en el que el brasileño, presuntamente, le obligó a hacerle una felación y ella se resistió durante los minutos que estuvo encerrada en el baño de la zona VIP de este local de ocio nocturno. Tras el relato de la víctima, llegó el turno de que el brasileño declarara todo lo que ocurrió aquella noche. La jueza le preguntó por el tatuaje y él respondió que él estaba dentro del aseo, sentado en la taza del váter, y ella había entrado y se le había abalanzado encima.

Dani Alves cambió hasta tres veces la versión de los hechos en la misma declaración

Tras esta versión, la jueza quiso saber como la víctima podía haber descrito de manera tan detallada el tatuaje si en esa posición no era visible si él no se había levantado y llevaba la camisa puesta. Fue entonces cuando el brasileño cambió la versión de los hechos. El jugador rectificó y admitió que se levantó cuando la joven entró al aseo donde presuntamente ocurrieron los hechos, momento en el que la víctima pudo ver su tatuaje con forma de media luna en el abdomen. Hay que recordar que con la ropa puesta es imposible verlo, ya que baja desde el abdomen hacia la zona genital. Tras esto, y en la misma declaración, Dani Alves confesó que las relaciones habían sido consentidas. Estos tres cambios de versiones en la misma declaración hicieron que la jueza dudara de su relato y le enviara a prisión preventiva.

X