Enrique Ponce y Paloma Cuevas han puesto fin a su relación sentimental y han iniciado los trámites de divorcio tras 24 años juntos, tal y como ha podido saber SEMANA en exclusiva.


10Solo un año antes de que Enrique Ponce y Paloma Cuevas celebraran sus bodas de plata, el matrimonio ha puesto fin a su vida en común. Tal y como revelaba SEMANA en exclusiva en el último número, la pareja ha decidido separarse debido a un desgaste de la relación. De hecho, su ruptura es amistosa.

Entre ellos existe cordialidad y, por el momento, no hay motivos que derriben esa paz. Tanto es así que la crisis viene de lejos y han pasado el confinamiento junto a los padres de Paloma en la finca que tienen en Andalucía. Pero esto ya no tiene marcha atrás y, como puede asegurar SEMANA y, así se dice en la información que ha destapado esta ruptura matrimonial, los papeles del divorcio ya están en un despacho de abogados de Madrid, por mucho que la versión que uno de ellos ha deslizado a algún medio hable de un cese temporal de la convivencia.

La decisión de divorciarse no se ha tomado a la ligera. La relación ya venía haciendo aguas desde hace tiempo. Concretamente, desde hace aproximadamente dos años su relación comenzó a desgastarse y su final ha llegado, una noticia que ha entristecido mucho a su entorno. A sus seguidores les ha pillado por sorpresa, pues para muchos eran una pareja modelo. No obstante, hay un detalle que llama poderosamente la atención en las redes del diestro y este, sin duda, presagiaba que las cosas entre ambos no marchaban tan bien como algunos pensaban. Y es que desde el año 2018 el torero no había realizado ninguna publicación en su Instagram con su esposa. Si bien en los años previos a esta fecha, Enrique Ponce presumía de mujer en el universo 2.0, donde llegaba a gritarle el amor que sentía por ella, en los últimos meses eso no ha sucedido.

No hay ni rastro de imágenes juntos en su perfil desde el mes de diciembre de hace dos años. Se desconoce la razón que le llevó a no compartir imágenes de ambos, pero no existe ninguna publicación que haga referencia a ella, tal y como sí hacía anteriormente. Sus posts están tan solo dirigidos a su vida profesional, en su mayoría dentro del ruedo, o bien a instantes con amigos o compañeros del mundo del toreo. Poco más. Un giro radical que coincide con la crisis sentimental de la pareja, la cual se produjo por esas fechas. Tiempo atrás, Enrique, además de las publicaciones enfocadas a la tauromaquia, compartía también imágenes con Paloma Cuevas o con las dos hijas del matrimonio, Paloma y Bianca. «Caminamos tan enamorados como el primer día», escribió Ponce el día de San Valentín de 2018. Estas palabras tan solo son un ejemplo de las muchas publicaciones que antes de ese año el torero compartía de forma reiterada en sus redes, ya que las dedicatorias hacia la que ha sido su esposa durante más de dos décadas eran constantes. Entonces, bebían los vientos por el otro, no obstante, en los meses posteriores vivieron un bache sentimental que no han podido superar.

La postura de Enrique Ponce en su separación

enrique ponce

Aunque Paloma aseguraba después de la exclusiva de SEMANA que su separación era temporal, lo cierto es que la pareja ha tomado la determinación de divorciarse. Enrique, por su parte, pondrá todo de su parte para que a su familia jamás le falte de nada, una premisa que ha mantenido siempre y que no cambiará tras su separación de Paloma Cuevas. El cariño continúa entre ambos, a pesar de que su amor ya forma parte del pasado.