Elena Tablada ha acudido junto a su prima a recoger las cenizas de su abuela una semana después de su muerte. Un momento delicado que después trató de olvidar junto a sus amigas, Makoke y Raquel Perera, aunque esto le ha generado otra polémica


Elena Tablada no ha tenido buen pie en las últimas semanas y es que parece que la mala fortuna se ha instalado junto a ella. La exnovia de David Bisbal no solo ha reactivado parte de la polémica guerra con Rosanna Zanetti, sino que también ha sufrido un duro varapalo al morir su abuela, uno de los pilares fundamentales de su vida, la querida Elena Moura con 92 años por culpa del coronavirus. Hasta esto le trajo controversia, dado que no sentó muy bien entre sus seguidores las fotografías que realizó durante el velatorio de su abuela, consideradas por muchos como “inapropiadas” y “de mal gusto”. Una polémica que le situó en el ojo del huracán, pese a estar atravesando un momento delicado de su vida ante tan importante pérdida.

Pues bien, este martes, Elena Tablada ha tenido que dar un paso más en el duelo por su querida abuela y es que ha tenido que acudir a recoger sus cenizas tras ser incinerada. No lo hacía sola, sino que junto a ella estaba una de sus primas. Así se muestra en el vídeo de ‘Europa Press’ este instante en el que abandonan el edificio funerario con los restos mortales de su abuela en las manos.

Un momento de dolor del que después Elena Tablada quiso reponerse. Para ello, acudió a una cita con dos amigas, Makoke y Raquel Perera, con las que cenó en un restaurante de Madrid, aunque para ello quizá se haya saltado el confinamiento perimetral que se ha establecido en La Moraleja, donde vive. Pincha aquí para saber más sobre este episodio en el que muchos ven que se ha saltado el confinamiento y sus normas para frenar el coronavirus que, por otro lado, hizo enfermar a su amada abuela Maura.