Nos recibe Molly, el perro que tiene desde hace cuatro años. “Mi hija me engañó, me dijo que lo sacaría todos los días y se haría cargo de él y al final quien lo cuida soy yo”, nos dice entre risas. Elena Tablada nos abre por primera vez las puertas de su casa en un momento crucial. Tras su separación del empresario Javier Ungría se siente otra. Vuela libre. Ha cambiado la decoración de su salón de mano de Mimma Gallery (quizás para evitar que los recuerdos del pasado la invadan) y también se ha cambiado el color del pelo. Toda una declaración de intenciones por su parte. Elena no solo nos abre las puertas de su hogar, sino también las de su corazón…

El inesperado plan de Elena Tablada el mismo día que expulsan a Javier Ungría de 'Supervivientes'

Elena Tablada posa en la terraza de su casa

Elena Tablada en la terraza de su casa

Joan Crisol

Elena, has cambiado la decoración, ¿por qué?
Yo soy una persona a la que le gustan mucho los cambios y pienso que siempre son para mejor. Llevaba mucho tiempo con el mismo salón y, puesto que estoy cambiando todo en mi vida, ¿por qué no esto?

Enrique del Pozo hace saltar las alarmas sobre el estado de salud de Julián Muñoz

También te interesará

Enrique del Pozo hace saltar las alarmas sobre el estado de salud de Julián Muñoz

¿Te has encargado tú de toda la decoración de la casa?
Sí. A mí me encanta la decoración. De hecho, estoy haciendo un curso. Me encanta cambiar las cosas de sitio (risas).

¿Cuál es el sitio de la casa donde pasas más tiempo?
Seguramente sea el salón y en verano, en la terraza.

¿Y cómo es la convivencia con un perro gigante, una niña adolescente y otra de solo cuatro años?
La verdad es que lo que más me sorprende es que soy capaz de convivir con todos ellos (risas). Trabajo mucho el tener paciencia y hacerlo lo mejor posible como madre. Me imagino que como hacen todas, pero darme cuenta de que soy capaz de llevar una casa sola me enorgullece. Además, todo lo hago yo. Me he dado cuenta de que soy una madre todoterreno.

Elena Tablada nos confiesa que el programa 'Bailando con las estrellas' le ha cambiado la vida

Vaya 2024, Elena…
Yo diría mejor que vaya 2022, 2021 y 2020 me tocó vivir.

Dicen que, si una mujer se cambia el color de pelo, es porque está renaciendo.
Creo que esta Elena ya renació hace tiempo.

Elena Tablada (1)

También te interesará

Elena Tablada nos abre las puertas de su casa: "No soy una cazafortunas"

Te sientas aquí sin ningún tipo de remuneración, para enseñarnos tu casa y conocer un poco mejor a la Elena que hemos redescubierto en Bailando con las estrellas.
Ese programa me devolvió la ilusión. Mi meta en el concurso era que las personas me conocieran y para mí, triunfé. Me quedo con que he aprendido a manejar situaciones a través de regular mis emociones. Ese es mi gran premio. La experiencia vivida fue maravillosa, personas que conocí que me robaron un pedacito de mi corazón. Me volví más comunicativa, más asertiva…

Elena Tablada se sincera con Semana

Elena Tablada nos enseña su casa de la Moraleja

Joan Crisol

Es bonito escucharte decir esto.
Sí. Bailar con las Estrellas me ayudó a aprender a poner límites sin miedo a lo que pensaran de mí. Por suerte en la vida hay opciones. Hice lo que mi corazón me dijo y no puedo sentirme mal por ello ni debían penalizarme por ello. Pero, si el hecho de poner límites, en televisión, delante de millones de personas, ayudó, aunque sea una sola persona, entonces ya cumplí mi misión.

¿Te pasa continuamente que la gente tenga una imagen distorsionada de ti?Continuamente. Yo creo que fue también una imagen distorsionada de mí la que se me impuso desde fuera.

¿Te han hecho mucho daño en general?
Sí, me han hecho daño, pero si no me lo hubiesen hecho+ no sería quien soy hoy en día. No disfrutaría tanto de las cosas que tengo. Todo lo que me ha pasado en la vida es lo que me ha formado como ser humano. Y además de verdad, porque estoy muy orgullosa de quien soy. La gente ha tenido la idea absurda e inexplicable de que cada logro que yo hago ha sido porque he estado con uno o he estado con otro y al revés. Para mí estar con uno u otro me ha puesto más piedras en el camino que ayudarme. Pero no me hace falta demostrarle nada a nadie más que a mí y lo que tengo lo he conseguido por mí misma. A mí nadie me ha regalado nada. Y eso es lo que me hace estar tan orgullosa de mí hoy y tener tanto respeto hacia mí misma. La gente que realmente me conoce y que sabe lo que yo he logrado por mí misma me tiene también ese respeto. Para mí eso es un regalo.

"Yo a David (Bisbal) lo quiero mucho. Hemos tenido nuestros baches, pero es muy buena persona"

Hubo un momento en que te convertiste en la villana de España al convertirte en pareja de David Bisbal.
Total. Pero tengo que decirte que, si tengo que elegir entre villana y víctima, prefiero ser villana. Porque al final las víctimas lo somos porque lo permitimos. Por eso, y porque sé de lo que hablo, prefiero ser una villana de esas que remonta y que tiene resiliencia y que se si cae se levanta, que jugar el papel de víctima. No me siento para nada débil. Al revés, me siento una mujer bastante fuerte.

Elena Tablada nos abre las puertas de su casa y de su corazón

Elena Tablada nos enseña el salón de su casa

Joan Crisol

Se dijo que conociste a Bisbal porque eras la presidenta de su club de fans.
Yo en eso soy muy simple, cuando leo o escucho este tipo de mentiras me entra la risa. Me parece tan absurdo que no le presto la más mínima atención. Creo que eso es una cosa que aprendí de mi familia Tablada, que vienen de un exilio, y creo que eso es de las peores cosas que le puede pasar a una persona, porque se pierden familiares, se pierden fortunas, se pierde trabajo y se pierde de todo; me han enseñado a resurgir de cada cosa y a darle la importancia precisa que tiene. Entonces, realmente, que me llamen presidenta del club de fans para mí no tiene ningún tipo de importancia.

¿Qué tal vuestra relación?
Yo a David lo quiero mucho y siempre hemos tenido una buena relación. Inevitablemente, como padres separados tenemos nuestros baches y nuestros altibajos, pero es muy buena persona y le tengo un gran respeto. Siempre nos hemos llevado súper bien y confío en que volvamos a hacerlo. No tengo duda de que será así.

¿Y qué opinas de que te llamen cazafortunas?
Nunca lo he sido, más bien al contrario. Quizás porque mi familia ha tenido mucho y me lo dio todo, nunca le di al dinero el valor que realmente debería. Si estuviese buscando a alguien, que no es el caso, sería alguien con una comodidad económica, no para que me dé nada a mí, en eso seguiré fiel a mí misma, sino para que no me quite lo mío ni lo de mis hijas, como sucedió en esta experiencia pasada.

Elena Tablada sobre su ex, Javier Ungría: "Nunca sabes con quien te casas hasta que te separas"

¿Tú sabías que la persona con la que tú te habías casado sería capaz de llegar hasta este punto? (Actualmente mantienen un conflicto judicial por la custodia de la niña que tienen en común)
No, la verdad es que nunca. Nunca sabes con quién te casas hasta que te separas. Creo que la gente llega a tu vida con fecha de caducidad para cumplir una misión y cuando esa misión se cumple, tiene que salir de tu vida.

¿Y tienes miedo a la resolución del juicio?
No tengo miedo, porque confío mucho en Dios y en que lo que sea será para el bien mío y de mis hijas.

Tu única prioridad es que estén juntas ¿verdad?
Mi prioridad es que crezcan con un vínculo familiar entre hermanas. Para mí ese es el vínculo más especial que hay, más incluso que el que existe entre madre e hija. Yo lo vivo con mi hermana y creo que a lo largo de mi vida es la persona que más me va a acompañar. Mi madre llegará un día en que se irá y Dios quiera que tarde mucho ese día, pero la que va a permanecer conmigo por ley de vida más años es mi hermana.

Elena Tablada posa en su casa con su perro Molly

Elena Tablada nos recibe en su casa

Joan Crisol

Su madre ha arremetido contra ti por negarte, en un primer momento, a enviar un saludo de Camila el día de su cumpleaños al concurso en el que participa Javier (Supervivientes).
A mí ya nada me sorprende. Soy fiel a mí misma y si quiero hacer un vídeo lo hago y si no quiero hacerlo no lo hago. No pongo impedimentos o sí, pero mis tiempos me los gestiono yo.

¿Te gustaría llegar a un buen entendimiento con él? ¿Lo has intentado todo para no llegar a este punto?
Claro. Nunca he cerrado la puerta. Pero la vida me posicionó aquí, él me posicionó también en este lugar y bueno, aquí estoy.

Dejando a lado este conflicto, ¿qué te hace disfrutar?
La vida en sí. Me he dado cuenta de que la vida es muy efímera y que las personas que quieres no duran para siempre. Por ejemplo, disfruto al máximo de mi familia. Son mi talismán.

Elena se define como una persona muy familiar: "Mis hijas son mi talismán"

Eres muy familiar.

Mucho. El fallecimiento de mis abuelos me ha dolido mucho. Al final eran las figuras paternas que he tenido y cuando faltan te das cuenta de que aquí estamos de paso y que no sabemos nuestra fecha de caducidad. A pesar de que yo siento que mis abuelos están siempre a mi lado y que me ayudan y que me apoyan, no dejo de extrañarlos cada día.

¿Cómo eres como madre?
Pues me parece que soy completamente una madre cubana.

Explícame que es una madre cubana.
Pues son de estas madres que trabajan, leen y aprenden mucho para dar una disciplina en positivo a sus hijas. Intento aprender de los errores que yo creo que tuvo mi madre conmigo para no repetirlos y así crear una relación con mis hijas como de verdad me gustaría haber tenido a mí o como me gustaría que la tuvieran ellas. Ahora sí, tengo que decir que meto unos gritos…

Elena Tablada nos enseña el salón de su casa

Elena Tablada se sincera en su casa con SEMANA

Joan Crisol

Habría que verte…
Es que es muy cubano lo de meter gritos. Pero trabajo cada día por ser mejor madre. Es mi gran proyecto de vida y mi gran proyecto como mujer.

¿Y tus hijas cómo se llevan entre ellas?
Bueno, es que tienen edades muy separadas. Son 10 años, una está en plena adolescencia, insoportable y la otra es un terremoto. La pequeña tiene un carácter…  Camila tiene muchísimo más carácter, y Ella se parece mucho a mí cuando yo era adolescente.