Lydia Bosch ha contado a SEMANA su viaje al Líbano, donde la actriz ha recorrido los campos de refugiados del país. El viaje más duro de su vida


Acababa de llegar del Líbano y aún no había podido asimilar el horror del que había sido testigo. Tenía marcadas a fuego las miradas de los niños, la desesperanza de los adolescentes y la impotencia de los padres. “Estoy muy revuelta. Este tipo de viajes no te deja indiferente”, nos explicaba Lydia Bosch (56) con un fino hilo de voz. La actriz había viajado junto a la ong Save the Children al Líbano para recorrer los campos de refugiados del país y conocer la terrible situación en la que viven. Una realidad que con la llegada del invierno se hace todavía más insostenible. “Tenemos que ayudarles. Nos necesitan urgentemente”, afirma.