La madre de Miriam Ungría ha fallecido a los 92 años de edad. La diseñadora, viuda de Kardam de Bulgaria, ha escrito un triste mensaje a su madre


Miriam Ungría ha compartido con sus seguidores de Instagram el profundo dolor que le embarga, al tener que decir adiós a uno de los pilares de su vida. Su madre, de 92 años, acaba de fallecer, una noticia que la diseñadora de joyas ha dado a conocer a través de los perfiles públicos en sus redes sociales, a través de un mensaje de despedida que ha sobrecogido el corazón de todos sus seguidores, que se han volcado en condolencias y muestras de apoyo y cariño.

Miriam Ungría ha echado mano a uno de los recuerdos más bonitos que atesora de su madre para despedirse de ella en su cuenta personal de Instagram: “Hasta siempre, mamá. Me quedo con tu sonrisa, tus increíbles ojos verdes y nuestras siestas en tu cama, acurrucada a tu lado y sintiendo tu piel, aún maravillosa a los 92 años. Te voy a echar de menos, pero sé que estarás junto a tus adorados Kardam, Ángela y Guillermo. RIP”, escribía la diseñadora de joyas, que ha tenido que luchar siempre por sacar adelante a su familia tras el trágico accidente de su marido, el príncipe Kardam de Bulgaria.

Miriam Ungría, todo un ejemplo de dedicación y entrega hacia su marido

Un duro mensaje el de Miriam Ungría en el que recuerda a dos de las personas a las que ha tenido que despedirse y que más dolor le ha provocado en su vida. Se trata de Kardam, su marido, que tras un grave accidente y años postrado en la cama bajo los cuidados de su mujer, falleció el pasado año 2015. También a su hermano, Guillermo, que falleció en 1989 y que ahora, presumiblemente, se reencontrará con su madre en el cielo.

Miriam Ungría ha recibido esta dura pérdida desde Londres, donde se ha instalado desde hace unos años para estar cerca de sus hijos, quienes estudian en la capital británica. La distancia añade dolor a la pérdida, pero el saber que ha sido feliz junto a su madre y el ver que también ha logrado hacer feliz a su progenitora, seguramente mitigue parte del dolor con el paso de los días.