Todos los espectadores de Sálvame son conscientes de que, de cuando en cuando, el plató se convierte en el patio de un colegio y los colaboradores en adolescentes, aunque solo por su actitud. La pasada tarde tuvo lugar uno de esos particulares dramas cuando salió a luz el supuesto veto que Lydia Lozano habría hecho a Belén Esteban en una firma de ropa.

Fue Kiko Hernández el que desveló el asunto, convirtiéndose en el instigador de un tema que hizo que Lydia, tan contenta unos días por ser elegida para dar las Campanadas, volviera a deshacerse en lágrimas delante de todo el mundo. Al parecer, según el ex Gran Hermano, Lydia habría ido a una firma de ropa para hacerse un vestido para las Campanadas, vetando a que la misma tienda sea quien vista también a Belén Esteban.

“¡Mentira! ¡Mentira!”, gritaba Lozano tras escuchar las palabras de Kiko, alterándose visiblemente y mostrando su indignación, “es que le tienen que dar la vuelta a todo y no puedo con las injusticias”, decía. Ante la imposibilidad de Lydia de explicar la situación de forma clara debido a los nervios, era Belén la que tomaba cartas en el asunto, desvelando que ya había tenido una especie de roce con la firma, a quien llegó a devolver varias prendas.

¿El motivo? Al parecer, Lydia Lozano habría mostrado su malestar a la firma explicando que no llevaría nada más de ellos si Belén Esteban también lo hacía y es que no quería que pudieran coincidir con el mismo look. Una decisión que terminó afectado a Belén Esteban, que tuvo que devolver todas las prendas que tenía de la casa de moda porque, según llegó a sus oídos, Lydia es íntima amiga de la dueña y “no quería que yo lo vistiera”.

“Cuando yo vi que Belén se estaba poniendo, me llamaron y me dijeron ‘oye Lydia, ¿ya no quieres ponerte nada mio?’ Y le dije: ‘por favor, si lo está usando ella, ¿cómo vamos a coincidir?’. No es que no me lo quiera poner, es que no quiero coincidir”.

Una explicación que, si bien no convenció a algunos compañeros, si sirvió a Mila Ximénez, que explicó una situación parecida que le pasó a ella. “Me parece mal por parte de la firma.  A mí me hicieron igual. Me dejaron de dar ropa porque la vestía Lydia, pero yo lo puedo entender porque es posible que un día podamos coincidir… La que tiene que proteger a su clienta es la firma y si ella ha ido y ha dicho lo que haya dicho, la firma tiene que callarse porque eso le perjudica a ella”.

La explicación de Belén

la-explicacion-de-belen

Si le sentó mal la noticia, Belén no dio muestra de ellos y es que, como bien explicó, hay «muchas más firmas que me quieren vestir».

Caso similar

caso-similar

Según Mila Ximénez, a ella le pasó algo parecido: «A mí me hicieron igual. Me dejaron de dar ropa porque la vestía Lydia, pero yo lo puedo entender porque es posible que un día podamos coincidir».

Vuelta al colegio

vuelta-al-colegio

Kiko Hernandez fue quien desveló que, al aprecer, Lydia Lozano habría ido a una firma de ropa para hacerse un vestido para las Campanadas, vetando a que la misma tienda fuera quien también vistiera a Belén Esteban.

La explicación de Lydia

la-explicacion-de-lydia

Según Lozano, no se trata de ningún veto, si no que, para no coincidir con Belén en el look, prefiere no llevar nada de la misma firma. Una decisión que la casa de moda solucionó dejando de vestir a Belén.

Sin problemas

sin-problemas

Belén Esteban contó que tuvo que devolver todas las prendas que tenía de la firma porque, según llegó a sus oídos, Lydia es íntima amiga de la dueña y “no quería que yo lo vistiera”.  Algo que no le molestó, pues tiene a muchas más marcas que sí quieren vestirla.

Muy sincera

muy-sincera

“¡Mentira! ¡Mentira!”, gritaba Lozano tras escuchar que ella habría vetado a Belén, alterándose visiblemente y mostrando su indignación, “es que le tienen que dar la vuelta a todo y no puedo con las injusticias”, decía.

En lágrimas

en-lagrimas

El tema que hizo que Lydia, tan contenta unos días por ser elegida para dar las Campanadas, volviera a deshacerse en lágrimas delante de todo el mundo.