Lely Céspedes, expareja de Ernesto Neyra, ha querido explicar los motivos que le empujaron a demandar a su ex y por qué ha entrado en prisión al no hacerse cargo de la manutención de sus tres hijos. Esta es su dura historia


Lely Céspedes ha roto por fin su silencio y es que hasta ahora todos han hablado por ella en su dura historia contra Ernesto Neyra, su exmarido, a la vez que polémica expareja de Carmina Ordónez. Ella ha decidido hablar por fin en un plató de televisión para explicar los motivos reales por los que su ex ha ingresado en prisión y es que ella le ha denunciado por no hacerse supuestamente cargo de los gastos de manutención de sus hijos, los cuales determinó un juez. Ahora, por su decisión de no pagar, Neyra debe permanecer en la cárcel de Huelva al menos durante tres meses por un delito continuado de impago de pensión de sus tres hijos en común con la exmodelo.

Lely Céspedes ha comenzado su alegato subrayando que no está persiguiendo el dinero de su exmarido para ella, sino para dar de comer a sus tres hijos. Es por eso que no solo no se siente culpable de haber denunciado a Ernesto Neyra, el hombre con el que compartió su vida y sus sueños hasta que en el año 2006 decidieron emprender caminos por separado. Ahora se arrepiente de no haberle denunciado antes, aunque eso supusiera su encarcelamiento, porque entiende que era necesario por el bien de su prole y ante la desatención de su padre, quien ni tan siquiera respondía a los mensajes de texto que su ex le escribía reclamándole su ayuda, así como su responsabilidad impuesta judicialmente tras su separación.

La cifra que Ernesto Neyra le debe a su exmujer, Lely Céspedes, asciende a más de 50.000 euros, aunque esta cifra se rebajó a los 20.000 euros tras llegar a un acuerdo entre ambas partes. De no haberlo hecho, el ingreso de Neyra en prisión se hubiese producido antes, algo que Lely Céspedes trató de evitar también por evitarle un sufrimiento innecesario a la familia de su expareja. Sin embargo, él siguió en sus trece a pesar de la rebaja de la deuda. También se le bajó la pensión de manutención que debía ingresarle a sus hijos. De los 1.200 euros iniciales se le fijó una cuantía mínima de 500 y aun así Lely Céspedes asegura que había muchos meses que no se lo pagaba, por lo que dificultaba su tarea de poder alimentar a sus hijos o darles aquello que necesitaban en su día a día. Un dolor como madre que le ha empujado a emprender acciones legales, las cuales han terminado con Ernesto Neyra entre rejas. Y es que, como así asegura en el siguiente vídeo de ‘Europa Press’, está dispuesta a llegar hasta el final si con eso le asegura un futuro a sus hijos.

Pese a todo esto, en la reaparición de Lely Céspedes tras este escándalo que ha supuesto la entrada en prisión de Ernesto Neyra, ella asegura en ‘Viva la Vida’ no guardarle rencor alguno por lo que le ha hecho sufrir. “No le guardo rencor, es el padre de mis hijos”, asegura la exmodelo, que ha querido también dejar claro que todos los meses su exmarido le ha ingresado dinero, aunque no fuese lo estipulado por el juez, “pero han sido 30 ó 50 euros, no la cantidad estipulada”. Esto le provocó un agujero enorme en su economía familiar, que le obligó en muchas ocasiones a tener que vender sus pertenencias en un mercadillo para poder darle de comer a sus hijos, reconoce sin poder contener las lágrimas.