La periodista Cristina Saavedra ha sufrido su golpe más duro. En el mismo mes ha hecho frente a la muerte de su hermana pequeña y de su abuela.


Cristina Saavedra, presentadora de La Sexta Noticias, ha relatado el infierno que ha vivido este mes de junio. Llevaba algunos días desaparecida de sus redes sociales, una actitud que hizo saltar las alarmas y sobre la que ha querido justificarse. La periodista ha vivido los peores 12 días de su vida y es que en ese tramo han muerto su abuela, a la que ella consideraba una segunda madre, y su hermana pequeña, dos grandísimos golpes de los que trata de sobreponerse. «Doce días después de la muerte de mi abuela, el pasado día 17 falleció mi hermana pequeña. Que la vida puede ser insoportablemente perversa, lo sabemos. Que dentro te queda fuerza, aunque creas que no, lo descubres. Gracias por tanto cariño y amor que recibimos estos días», ha escrito en Twitter.

Cristina Saavedra se ha roto y poco a poco trata de recomponerse. En ese camino no solo le ayudan sus seres más queridos, también aquellos anónimos que le mandan todo el cariño que pueden, aunque sea a través de mensajes. Son muchos los que se han volcado para darle palabras de aliento, una actitud que le está sirviendo de ayuda. «Cuando te rompes en mil pedazos, el cariño ayuda en la difícil tarea de tener que coserse. Gracias por tantos mensajes. En mi nombre y el de mi familia», dice la comunicadora. Aunque no ha profundizado demasiado sobre el fallecimiento de dos de las mujeres de su vida, sí que ha explicado públicamente cuál fue la petición de su abuela en su último adiós. «Mi abuela no quería flores en su entierro, quería que ese dinero lo donáramos a la Cocina Económica de A Coruña (comedor social). No ha habido flores hoy. Mi abuela. La otra mujer que me crio. Mi maestra. Qué honor llevar tu sangre. Ya te extraño tanto…», comenta la gallega.

A este varapalo se suma la muerte de su madrina, que falleció el pasado verano a causa de coronavirus. La esposa de Manu Carreño está viviendo una etapa muy difícil, pero a su lado cuenta con su marido, quien trata de apoyarla en estos momentos. Al igual que cuando sufrió un atropello junto a su sobrino en el año 2017, un percance del que se hizo eco en sus redes sociales y que afortunadamente solo se quedó en un susto. «A quienes me socorrieron el sábado, en la calle, en Sada. No pude darles las gracias como merecían. No los conozco, así que ojalá vean esto: GRACIAS infinitas. Un coche me atropelló cuando cruzaba un paso de peatones con mi sobrino. Él está bien. Yo lo estaré pronto», escribió.