Irene Rosales ha anunciado la apertura de una tienda de bolsos online, un negocio que ha tardado más de dos meses en ver la luz.


Este miércoles 20 de abril Irene Rosales, por fin, materializó su sueño. Varoi, su tienda de bolsos online, vio la luz, eso sí, con mucho más retraso del esperado. Dos meses después de que anunciara que tenía un proyecto entre manos, la esposa de Kiko Rivera ha comenzado a vender accesorios, aunque a través de una red social, pues todavía no dispone de página web. Desde SEMANA hemos investigado cuáles han sido las gestiones de la hispalense en su empresa, así como el motivo por el que se podría haber retrasado su lanzamiento.

Irene Rosales tienda de bolsos
Redes sociales

Esta firma, cuyo nombre surge como guiño a sus apellidos y, por ende a sus padres, fue solicitada a la Oficina Española de Patentes y Marcas en el mes de febrero, solo unos días después de que Irene hablara de Varoi en su perfil de Instagram, al igual que su logo. Tal y como ha podido comprobar esta revista, la petición se ha tardado en tramitar, lo que ha retrasado que ‘Varoi’ abriera sus puertas. Un proceso que Irene Rosales ha llevado con la ayuda de un experto en patentes, aunque jamás imaginó que llevaría semanas que su empresa empezara a vender accesorios. Tenía las tasas pagadas, pero estaba costando que ‘Varoi’ empezara a funcionar.

Tampoco ha sido fácil que Irene se decidiese en la elección de productos, ya que ella buscaba que todas y cada una de las piezas representara su estilo, algo que ella sabía que era difícil, pero que finalmente ha logrado. Según ha podido saber SEMANA, Irene quiere ir poco a poco y, por ello, no tiene todavía una tienda física. Prefiere primero estudiar el mercado online y si supera sus expectativas encontrar un local en su tierra, pero ya grita que está ilusionada y deseando tener mucha acogida entre sus fieles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de VAROI (@varoi_oficial)

La empresa de Irene Rosales fue fundada hace cinco años

Irene Rosales está gestionando todo a través de una pequeña empresa que fundó hace cinco años y que, a día de hoy, sigue activa. Aunque siempre se ha mostrado como alguien paciente, lo cierto es que Irene ha intentado acelerar en varias ocasiones que su negocio viera la luz. Consciente de que eran varios los seguidores los que le preguntaban cuándo planeaba comenzar, Irene ha podido resolver la duda. Ella y un pequeño equipo son los que gestionan la marca que quiere dar salida a estos bolsos cargados de personalidad y cuyo precio todavía es una incógnita.

Irene Rosales sonrisa
© Redes sociales.

Irene Rosales es amante de la ropa, en especial, de los bolsos, por lo que no dudó en lanzarse a esta aventura empresarial. Con casi 10.000 followers en el perfil de su tienda, son muchos los que confían en que su tienda funcione. La joven es pausada, procura hacer poco ruido mediático y tiene una belleza indiscutible, lo que la convierte en la representación perfecta para un negocio que acababa de nacer.

Kiko Rivera lo ha intentado en el sector textil

Kiko Rivera tiene experiencia en la venta online, aunque no ha obtenido el éxito esperado. A pesar de que tiene más de un millón de seguidores, ‘Kantora is mine’ no cautivó a los clientes y, a día de hoy, solo cuenta con 11 productos, únicamente dos de ellos de nueva colección. Las ventas no les han acompañado y se ha visto obligado a reinventar su logotipo pasando a llamarse ‘Kmine’, un giro con el que resulta menos ofensivo para su madre, Isabel Pantoja. De este modo, ciertos matices de su línea de ropa se suavizan, pero ¿probará las mieles del éxito en la industria textil? Pocos expertos vaticinan que así sea.

¿Qué significa Varoi?

La firma de Irene Rosales tiene parte de las sílabas más importantes de Irene: su nombre y sus apellidos.