La colaboradora de ‘Sálvame’ está intentando hacer su vida normal a pesar de que tiene la escayola que le impide moverse con normalidad. Estas son las dificultades con las que se está encontrando.


Anabel Pantoja no puede parar. Aunque tiene que mantenerse en reposo con el fin de recuperarse de la operación de peroné a la que tuvo que someterse tras una caída haciendo surf -que le obligó a ponerse una placa y cinco tornillos-, la sobrina de Isabel Pantoja no ha dejado su rutina de lado. Y es que en casa sigue haciendo, o por lo menos lo intenta, las tareas que llevaba a cabo antes de que tuviera el accidente.

La colaboradora de ‘Sálvame’ se está intentando apañar como puede para no pasar todo el día en el sofá sentada. Hace apenas unas horas mostraba cómo disfrutaba del patio de su casa mientras leía un libro o veía el cielo despejado. Y ahora se ha atrevido incluso a hacerse la comida, un puchero, como el que le hacía su madre cuando vivía en Sevilla.

Pero no está siendo fácil apañarse. Anabel Pantoja está teniendo mucho cuidado para evitar volver a caerse, pero el hecho de estar sola en casa durante unas horas no le impide hacer por lo menos su comida. Para seguir las indicaciones del médico, la joven se pone una silla cerca de la placa de la cocina para sentarse y otra la usa para apoyar su pierna, que tiene que estar en alto.

Así se apaña Anabel Pantoja para cocinar su comida del día

© Redes sociales.

El hecho de seguir haciendo su rutina, aunque con cuidado, hace que pueda pasar los días de manera más amena. Anabel Pantoja normalmente está de arriba a abajo, con viajes continuos de Canarias a Madrid, y vuelta, hace quedadas con amigos, también promoción de algunas firmas en las redes sociales, y por supuesto, cumplir con sus aficiones.

Sin embargo, después del accidente que le llevó a romperse el peroné ha hecho que tenga que ver limitado su día a día. Pero haciendo gala de la buena actitud que tiene ante las adversidades, la sobrina de Isabel Pantoja ha vuelto a demostrar que está fuerte y que piensa pasar esta racha de su vida de la mejor manera.

La colaboradora no se viene abajo y muestra su mejor actitud

© Redes sociales.

Ha disfrutado de su comida en el salón de su casa

© Redes sociales.

La sobrina de  ha pasado unos días de lo más complicados después de que se rompiera el peroné mientras practicaba su última afición, el surf. Parece que todavía no tiene muy controlado el deporte y un movimiento le jugó una mala pasada, que le llevó directamente al hospital.

Pues bien, este pasado lunes tenía que ser intervenida para arreglar la rotura con una placa y cinco tornillos. Después de varias horas en el quirófano, la colaboradora de ‘Sálvame’ volvía a la habitación del hospital, desde donde agradecía todos los mensajes de cariño. Pero lo más sorprendente ha sido el momento en el que ha decidido enseñar la herida que tiene en el pie tras la operación.

Durante la mañana del martes le han quitado la venda que cubría su pierna para ver cómo evolucionaba la herida. Anabel Pantoja no ha dudado en grabar el momentazo. Vemos su pierna muy hinchada, su drenaje y la brecha que han tenido que hacerle tras colocarle la placa y los cinco tornillos. Han sido necesarias 10 grapas para cerrar la herida.