«El día que me enteré de esto para mí fue decepcionante», confesaba el DJ después de que Jorge Javier Vázquez hiciera público el episodio por el que la relación entre madre e hijo se rompió.


‘Cantora: la herencia envenenada’ ha dinamitado por completo la relación entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja. El hijo de la tonadillera se abría en canal ante Jorge Javier Vázquez y cerca de cuatro millones de espectadores y compartía un desgarrador testimonio en el que confesaba que jamás iba a perdonar a su madre. El joven hacía hincapié en que su relación con su madre se rompió el pasado 2 de agosto en la finca de Medina Sidonia. A pesar de que se negaba a contarlo públicamente, fue el presentador de Telecinco quién destapó el episodio que vivió el DJ y que ha supuesto un antes y un después en su vida.

Foto: Gtres

El pasado 2 de agosto, mientras que celebraban el cumpleaños de la tonadillera en la más estricta intimidad, Kiko Rivera destapaba el secreto mejor guardado de su madre. Tal y como explicaba Jorge Javier Vázquez, ese día, el DJ se encontró por casualidad la habitación de su padre, Paquirri, en Cantora abierta y allí estaban todas sus pertenencias. Unos enseres del diestro que durante años han copado titulares después de que un sospechoso robo en la finca había hecho desaparecer.

A pesar de que en un principio se mostró receloso a la hora de confirmar este episodio, Kiko Rivera reconocía que se había quedado en estado de shock después de ver aquella estampa. Algo que antes no podía haber visto puesto que esa habitación permanecía cerrada con llave. «Toda mis vida he pensando que ahí no había nada. Cuando he entrado ahí, no había nada», aseguraba roto de dolor ante unos colaboradores que no daban crédito a lo que estaba contando.

Le pidió explicaciones a su madre

Isabel Pantoja Kiko Rivera
© Telecinco.

Después de descubrir todas las pertenencias del famoso torero, ni corto ni perezoso, Kiko Rivera fue a pedirle explicaciones a su madre. Sin embargo, la jueza de ‘Idol Kids’ «seguía en su historia». El marido de Irene Rosales reconocía que hacía esto público porque ya no podía más y hacía hincapié en que haría todo lo posible para que se respetara la última voluntad de su padre.

«El momento en el que me he enterado se lo he comunicado a mis hermanos. Me siento engañado desde el momento en el que mi padre se fue. Lamento que las cosas hayan sido así. No me he enterado hasta ese día. La historia es así, al menos la mía. El día que me enteré de esto para mí fue decepcionante. Ahora entendéis cuál es el motivo por el que mi vida cambia. No ha venido nadie a contarme que es mentira, lo he visto yo», sentenciaba cabizbajo.

Por otra parte, tras compartir este testimonio, los colaboradores quisieron saber más acerca de la disputa que hubo ese día. Aunque no quiso entrar en más detalles, dio a entender que ese día la puerta estaba abierta porque se estaban haciendo reformas en Cantora. Además, Kiko Matamoros hizo hincapié en que el DJ se encargó en grabar todo lo que había descubierto para tener una prueba de lo que había visto. No obstante, Kiko Rivera negó al colaboradora de ‘Sálvame’, aunque este insistía en que las pruebas gráficas existían.