«Ella me daría la vida porque sabe que yo he amado a su hermano por encima de todo», ha confesado, rota en lágrimas.


Después de más de 40 días aislada de su familia en las costas de Honduras, los concursantes de ‘Supervivientes 2021’ empiezan a notar, y mucho, la ausencia de sus seres queridos. Una de ellas es Olga Moreno, quien ha estallado en llanto al recordar lo mucho que echa de menos a Rocío Flores en los Cayos Cochinos.

En los últimos días, la andaluza ha admitido ante sus compañeros que extraña mucho a la hija mayor de Antonio David Flores. «Antes que con mi marido hablaría con Rocío. Ella ha sido nuestra cómplice durante 21 años. La única verdad que se ha dicho es que le dimos una responsabilidad que le teníamos que dar», decía, emocionada, al hablar del peso que sostiene la joven a sus espaldas, ya que siempre ha estado muy pendiente de su hermano David, quien padece discapacidad intelectual.

«Esa pena la tiene ella», ha comentado la concursante desde las costas del Caribe. «Toda la vida hemos llevado al niño al médico nosotros». Ahora que lleva tanto tiempo sin verla ha reflexionado sobre las veces que le ha dicho ‘te quiero’. Y sobre las veces que este le ha pedido un abrazo. Ahora, a más de 8.000 kilómetros de casa, no le parecen suficientes.

«He estado muy encima para que se haga una mujer»

«He regañado mucho a Rocío, pero he estado todo el día muy encima para que se haga una mujer«, confesaba entre sollozos. En las últimas horas ha venido a su cabeza «lo mucho que la he necesitado y lo bien que se ha portado… Muchas veces me ha pedido un abrazo. La veo más fuerte a ella. Ella me daría la vida porque sabe que yo he amado a su hermano por encima de todo. Yo soy Dios para ella. Pero ella a lo mejor necesitaba más abrazos míos».

Jorge Javier Vázquez quiso preguntarle por Rocío flores durante la última gala de ‘Supervivientes 2021’: «¿Que te gustaría decirle?». Olga Moreno, rota en llanto, apenas podía hablar. «Se me ha ido la boquita un poco, perdonadme», aclaraba desde la palapa. A continuación soltaba lo que le diría a Rocío si pudiese hablar con ella: «Que perdona por esos abrazos que no le di. Ella lo sabe. Ella sabe que he estado muy pendiente de su hermano siempre porque lo necesitaba y a lo mejor la he dejado de lado. Que la quiero, que la amo y que espero que estén bien». Y antes de abandonar su emocionado discurso explicaba: «Ha sufrido mucho esta niña desde chica y no se lo merece».