La mujer de Risto Mejide ha contado a sus seguidores lo que vivió en un tren cuando escuchó hablar de ella y su familia a una mujer. Terminó llamándole la atención.


Laura Escanes ha tenido que volver a dar explicaciones sobre la decisión que tomaron cuando nació su hija Roma de no enseñarla en las redes sociales. La ‘influencer’ ha contestado en más de una ocasión que lo han decidido así por el bien de su hija, para que en un futuro pueda ir por la calle sin que la reconozcan. Otra cosa es que en el cole o en las extraescolares puedan relacionarla por su nombre, pero si está en su mano cuidar un poco más su intimidad, lo van a hacer.

Después de explicar esto, Laura ha querido contar una anécdota que vivió en un tren, en el que iba con su hija Roma y una amiga. «Esto pasó hace un par de semanas y prueba de ello voy a poner un pantallazo», ha comenzado diciendo enseñando el pantallazo de la conversación que inició con Risto Mejide para contarle lo ocurrido. «No sabes lo que ha pasado en el AVE, le he llamado la atención a una mujer», le escribe a Risto, que se interesa por saber lo ocurrido.

Laura Escanes avisó de lo ocurrido a su marido, Risto Mejide

Laura Escanes anécdota
© Redes sociales.

«Estaba en el AVE volviendo a Barcelona con mi amiga Ari, Roma y yo. ¿Qué pasó? Estábamos sentadas, la verdad es que Roma se porta súper bien, pero en algún momento el AVE se hace más largo. En ese momento, Roma pide ir a caminar. En el camino, se cayó al suelo y la cogí, y le dije ‘Ay, Roma, cuidado’. Volvimos al asiento y empezamos a pintar. De repente escucho: ‘Ay Roma, como la hija de Risto y Laura’. Yo pensé que no se había dado cuenta de que era yo, pero escuchó Roma y ya estaba cotilleando», explica alucinando.

Ha mostrado cómo estaban sentadas en el tren

Laura Escanes anécdota
© Redes sociales.

Pero la cosa no quedó ahí, ya que la mujer siguió hablando de ella y su familia: «La mujer estaba sentada con un señor. Cada vez se venía más arriba. Empezó a decir que Risto se separó, que se llevan como 21 años, porque tienen otro hijo que se llama Julio de una relación anterior, porque Roma… yo escuchando, porque estaba a una fila. Yo no me lo estaba creyendo. Comparaba con el móvil, le enseñaba cosas… Cuando empezó a hablar de Roma y Julio, me levanté. Soy muy impulsiva, ya lo sé. Le dije, ‘perdona, os estoy escuchando y soy Laura, lo siento’. Dio la casuadlidad de que estaba allí, pensé que se podrían haber ido a la cafetería», termina diciendo sobre lo ocurrido, que para ella fue muy desagradable.

Hace unos días reconocía ir al psicólogo

Por este y por otros muchos motivos, Laura Escanes tiene que acudir al psicólogo, para así gestionar ciertas emociones: «Sí, estoy yendo a terapia. Estoy ordenando muchas cosas, entendiéndome mejor, aprendiendo y poniendo nombres a emociones… En fin, un trabajo largo pero que había evitado durante mucho tiempo. Estoy muy feliz con la decisión que tomé de empezar terapia, la verdad. Aún tengo que trabajar muchas cosas pero me siento orgullosa de mis progresos», ha desvelado con una foto en la que muestra la realidad de algunos de sus días.