Lo que menos imaginaba Esty Quesada, conocida en redes sociales como ‘Soy una pringada’, era que su tarde del martes iba a acabar siendo interrogada por la policía. La joven acudió a una conocida cafetería de su ciudad para tomar un batido y disfrutar de su propia compañía mientras tomaba algunas notas en una libreta, pero otros jóvenes que se encontraban en el mismo local empezaron a burlarse de ella, un hecho del que ella fue consciente en todo momento. Tras ella sentarse, empiezan según su versión a «decir su nombre en alto, señalarla y buscar su nombre en google»: «Así durante media hora». Al poco tiempo le llegó una fotografía que ellos habían tomado y compartido en sus redes sociales, lo cual le enfadó y les respondió con el mismo gesto.

Yo soy una pringada
Redes sociales

Poco después uno de ellos se acercó a su mesa y le recriminó su acción: «Sacar fotos de alguien sin su consentimiento es delito». A estas palabras ella respondió, según ella en broma, con «¿Nos pegamos?», una reacción poco acertada que le trajo problemas y momentos inesperados esa misma tarde. Tras esta propuesta los jóvenes llamaron a la policía y solo unos minutos más tarde se personaron allí para interrogar a ‘Soy una pringada y pedirle que borrara la foto que había subido previamente: «Creo que la poli tiene mejores cosas que hacer que pasar la tarde interrogándome por subir una storie». Indignada con el final que tuvo esta historia, la influencer ha aprovechado la situación para dejar claro que siempre denunciará estos momentos tan incómodos y es que ella sufrió bullying en el pasado.

«Si me conoce, que me mire y pase del tema. O que me hable o que se ría de mí me da igual. Pero esto de andar cuchicheando y señalando…Me he pasado toda la vida sufriendo bullying y callándomelas todas. Así que ahora no permito que ninguna copia de mis bullies del instituto me haga lo mismo. No me voy a callar ni una y me voy a defender por mí y por todos los años en los que yo mi adolescente no pudo», ha asegurado. La joven está molesta porque, a pesar de todo, se le obligó a borrar la imagen a ella, siendo tal su cabreo que no ha dudado en compartir la cronología de lo sucedido en su red social. «Me hicieron borrar la foto y quedó en nada el asunto. Creo que la policía tienen mejores cosas que hacer que pasar la tarde entrevistando a ‘Yo soy una pringada por subir un storie», finaliza. Le parece injusto y no piensa mantenerse callada en sus redes sociales, el altavoz que a ella le ha hecho famosa.