La finalista de ‘Supervivientes’ y Ortega Cano están aprovechando al máximo el tiempo y después de su reencuentro se han ido a montar en bici sin su hijo para disfrutar de un paseo de lo más romántico y deportivo.


Ana María Aldón y Ortega Cano están recuperando el tiempo perdido. Hace ya unos días que la finalista de la última edición de ‘Supervivientes’ se reencontraba con su marido, Ortega Cano, y su hijo. Un momento de lo más emotivo después de cuatro meses separados, que es el tiempo que ha durado la edición más atípica del programa más exitoso de Mediaset.

Están siendo unos días de estar en familia y de ver a todos los amigos. Y para hacer aquellos planes que tenían pendientes antes de que Ana María Aldón pusiera rumbo a Honduras. La pareja está aprovechando el tiempo al máximo y este pasado jueves decidían irse a dar un paseo con sus bicis por las inmediaciones de su casa.

Equipados con sus mascarillas para protegerse de los contagios de coronavirus, Ana María y Ortega Cano dieron un romántico paseo. Romántico porque estuvieron solos, sin la compañía de su hijo pequeño. Ella demostró que tiene muy buen manejo de la bici, mientras que el torero no dudó en bajarse en un momento dado y continuar el camino andando.

Hace apenas unos días que se produjo el emotivo reencuentro después de que Ana María Aldón acabara con la cuarentena exigida después de volar desde el extranjero. Para celebrar la vuelta, el matrimonio disfrutó de un paseo por las calles de Chipiona, en Cádiz, acompañados por su hijo José María. Bajo el sol y con las altas temperaturas que marcaban los termómetros, la pareja estuvo dando un largo paseo disfrutando de la compañía tras más de tres meses separados.

No han sido tiempos fáciles, ya que a la distancia que había entre la pareja por el concurso se sumaba la complicada situación que estamos viviendo en España a consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. De hecho, Ana María Aldón quedaba estupefacta al ver todo lo que estaba sucediendo en su país y sin poder saber el estado de salud de sus seres queridos. A pesar de que la gran final tuvo lugar hace ya unas semanas, los concursantes tuvieron que esperar el tiempo correspondiente que marcaban como cuarentena antes de poder viajar a sus casas y estar con sus seres queridos.

Un paseo tras su entrevista más dura

«Yo sufrí maltrato por parte de mi padre. Eso te marca la infancia, la adolescencia, la juventud y la vida entera», se sinveró Ana María Aldón en ‘Sábado Deluxe’. La mujer de José Ortega Cano contaba cómo creció en el seno de una familia atemorizada por un padre maltratador que no solo pegaba a su madre, también se propasó con ella y sus hermanos.

Durante años, su madre sufrió importantes maltratos por parte de su marido, pero ella siempre optó por guardar silencio. Ha calificado a su progenitora como una persona «muy sumisa que nunca le llevó la contraria ni le levantó la voz y estuvo a su lado hasta el último momento». Los episodios se repetían casi a diario: «Si mi padre llegaba de trabajar a las tres de la tarde, si un día no había llegado todo el mundo temblaba», explicaba sobre su infancia.

Ahora, ya de vuelta a casa, disfruta del tiempo perdido junto a su familia, que se ha convertido en el apoyo más incondicional siempre.