El hijo de la tonadillera se ha abierto en canal junto a Jorge Javier Vázquez y ha explicado novedades sobre su relación con su progenitora.


Kiko Rivera intenta reponerse tras su batalla pública contra su madre, Isabel Pantoja, y lo está haciendo centrándose en su familia y en sus proyectos en las redes sociales. Este domingo, durante la segunda entrega de ‘En casa con Kiko’, el espacio de entrevistas que tiene habilitado en su canal de Twitch, el DJ ha compartido confidencias con Jorge Javier Vázquez y ha confesado que recientemente ha vivido con su hija Ana un desgarrador episodio que le ha hecho reflexionar.

Redes sociales

Kiko Rivera reconoce que a pesar de que lo está pasando mal se está dando cuenta de la gran fortaleza mental que tiene y que pensaba que no poseía. En su charla con Jorge Javier Vázquez, el hijo de Isabel Pantoja no ha podido evitar hablar de cómo se encuentra la situación con su progenitora y ha evidenciado la melancolía que tienen sus dos hijas, Ana y Carlota, aunque especialmente su hija mayor.

«Tengo dos hijas pequeñas que ya saben. Mi hija Ana, que tiene cinco años, me dijo algo que hicieron que se me cayeran las lágrimas. Mi hija me dijo: ‘Papá, ¿por qué no llamas a la abuela?’. No supe qué decir. ¿Qué le digo? ¿Qué le dices a una niña de cinco años?«, explicaba. A raíz de esto, Kiko Rivera analizaba el contexto de la situación y aseguraba que su hija le hizo esa pregunta porque había visto un vídeo en YouTube de su abuela. «No puede decirle nada. Le dije a Irene si podía llamar a la abuela porque la nieta estaba preguntando por ella», aseveraba el interprete de «Cicatriz».

Tras esto, Kiko Rivera volvía a insistir en que lucha todos los días para sacar adelante a su familia, en especial a su mujer «porque está muy jodida y no está recuperada de lo de sus padres». «Mis hijas no pueden ver a su padre encerrado y llorando. Al ver la negatividad de la otra parte de no querer solucionarlo… al final, poco a poco, el cuerpo se va acostumbrando», contaba.

El hijo de Isabel Pantoja se mostraba derrumbado al decir en alto que quizá jamás vuelva a hablar con su progenitora, una reflexión sobre la que ha pensado en los últimos meses  y que hace que se venga abajo. «Me gustaría, pero hay tantas movidas internas que me están haciendo tanto daño, tantos papeles… con lo fácil que es la vida. Tengo en la cabeza lo negativo«, sentenciaba.

No espera nada de nadie

Instagram

Kiko Rivera, abierto en canal con Jorge Javier Vázquez, ha reconocido que, aunque le guarda cariño a su hermana (y sus hermanos) y su prima, no espera nada de nadie porque cada uno tiene su propia vida. No se siente solo porque está acompañado siempre por todos sus seguidores pero insiste en que cada familia es un mundo. «No entiendo la explicación que va a dar ella. Lo tiene muy crudo porque piensa en cuál va a ser su salida y no la encuentro. Su imagen ha quedado muy deteriorada y nunca se enfrenta a las crisis», cuenta el presentador de ‘Sálvame’.

«Le he dado el tiempo a mamá para que me llame o que llame a los abogados y que frene esta mierda. Porque para mí esto es una mierda. Siempre me he sentido como el punto de unión de la familia, yo ponía de mi parte. Cuando conozco a mi mujer me doy cuenta de que el concepto de familia que tengo no es el mejor. Me da pena porque mi madre está sola», sentenciaba.