Cristina Pedroche está acostumbrada a las críticas y es que suele ser una de las dianas predilecta por los más ácidos usuarios de las redes sociales. Ella se ha quejado en infinidad de ocasiones ser víctima de un acoso desmedido por personas anónimas que centran en ella su ira, ya sea porque su look en las Campanadas cubre muy poca piel o porque lo hace por completo.

También por sus muestras de amor con su marido, David Muñoz, algunas veces subidas de tono o con un toque transgresor. También por lo que come o porque muchos consideran que come demasiado poco. Vamos, que nunca llueve a gusto de todos y la presentadora tiene que lidiar casi a diario con comentarios desagradables casi por cualquier cuestión.

No obstante, la última fotografía compartida por Cristina Pedroche en su perfil de Instagram ha sacado de quicio a muchos de sus seguidores, acusándola de caer en el error de presumir de algo que podría ser “muy peligroso”. Esta vez nada tiene que ver con sus posturas imposibles mientras practica yoga, algo que alucina a sus fans, sino con esa otra pose en la que coloca sus manos en la cintura, echa los codos y hombros hacia delante y deja al descubierto sus clavículas.

El hecho de que se le marquen tanto las clavículas no ha gustado demasiado a sus seguidores, surgiendo voces que denuncian la peligrosidad de mostrar este aspecto como algo atractivo. Este detalle puede estar asociado a desórdenes alimenticios caracterizados por la extrema delgadez, aunque en su caso sea tan solo fruto de la estratégica pose para presumir de modelito en la foto de Instagram.

De ahí mensajes de personas que se extrañen de la posturita: “¿Por qué está tan de moda poner las manos en la cintura y echar los hombros para adelante?”, mientras otros caen en el detalle de que es “para marcar clavícula”. Si Cristina Pedroche quería presumir de brillante vestido, todas las miradas se han centrado solo en sus clavículas. De nuevo, las críticas echan a perder una inocente acción de la presentadora, que ya no sabe qué hacer para contentar a todos.

Eso sí, de posturas extrañas entiende mucho Cristina Pedroche y, de nuevo, dejamos a un lado las poses de yoga que realiza junto a su entrenadora personal. Y es que en ocasiones no sabemos muy bien qué trata de hacer cuando se coloca delante de la cámara, como así mostramos en las siguientes fotografías compartidas por ella en su perfil de Instagram.

1Sentada entre material de construcción

2Haciendo el pino en Hong Kong

3Difícil aguantar así sentada mucho tiempo en las escaleras

4Las escaleras son unas de sus pasiones (hay decenas de fotos iguales)

5Presumiendo de flexibilidad sobre un columpio

6Perdiendo la verticalidad para presumir de look

7Una pose muy poco natural, ¿le dolía el brazo?

8A medio camino de estar sentada y tumbada

9¿Por qué no termina nunca de sentarse? ¿Para presumir de derriére?

10Sujetando una farola, ¿era necesario?

11Una imposible forma de echarse la siesta

12Tumbada sobre una mesa para promocionar una colonia

13Un ángel caído del cielo...

14De nuevo, sin llegar a sentarse del todo, ¿por qué?

15La curvatura de su espalda aquí llamó la atención de todos