Es una de nuestras grandes damas de la interpretación, aunque desde hace un tiempo su éxito radica en su faceta como escritora de novelas negras. Un éxito que la ha llevado a ser finalista del Premio Celsius 2019 a la mejor novela de Ciencia Ficción y Fantasía y es que, Cristina Higueras, si de algo puede presumir es de tener una de las carreras de más éxito y prestigio de nuestro país. A sus 60 años, la edad no parece pasar por el físico de la actriz, que nos ha abierto las puertas de su casa de toda la vida para charlas con nosotros y presentarnos su último éxito literario, Soy Tu Mirada. Cristina nos invita a conocer su lado más privado mientras analiza cómo ha evolucionado su profesión desde que debutara laboralmente con el programa Barrio Sésamo para después convertirse en una de las productoras más exitosas del país.

Joan Crisol
Joan Crisol

¿Llevas mucho tiempo viviendo en esta casa?
Uf, como 30 años. Muchísimo tiempo. Me compré este piso hace mil años y llevo aquí prácticamente toda mi vida.

¿Y qué es lo que más valoras de tu hogar?
Lo que hizo que me decidiera a comprarme este piso fue la luz. Tiene una luz natural muy bonita y, además, no tengo nada en frente. Tengo unas vistas maravillosas. Eso también fue lo que me convenció.

Y si tuviéramos un agujerito y pudiéramos verte en tu día a día en casa, ¿cómo te encontraríamos?
Pues me encontraríais en mi despacho escribiendo y seguramente también en la cocina. Me gusta cocinar cuando puedo, cuando tengo tiempo, pero vamos, cocinar por placer. También me encontraréis haciendo ejercicio en casa.

No nos extraña porque físicamente eres toda una privilegiada.
Llevo toda mi vida entrenando. Hubo una época en la que tuve una entrenadora personal, pero bueno, se tuvo que ir y ya cambié a otra cosa. La verdad es que ya conozco bastante bien lo que es el sistema y lo que hago ahora es seguir entrenamientos online.

¿Sigues alguna rutina de belleza aparte del ejercicio físico?
Lo que sí intento es beber muchísima agua porque es muy importante. Por supuesto, nunca me acuesto maquillada, es decir, llegue a la hora que llegue, da igual que esté cansada o lo que sea, siempre, siempre me desmaquillo.

Me ha llamado la atención la colección de pipas que cuelgan de la pared ¿A qué se debe?
Surge de cuando yo empecé con la compañía de Nuria Espert, donde tuve la gran fortuna de que con tan solo 25 años pude recorrerme medio mundo gracias a la gira mundial que hicimos. Yo no soy fumadora, ¿eh? Lo que pasa es que a mí la pipa, lo que es el objeto en sí, me gusta mucho. Entonces, cuando empecé a viajar empecé a comprar pipas preciosas que encontraba en los mercadillos y entonces, de repente, me hice con una colección. Tengo bastantes pipas, algunas bastante buenas. Tengo una que me regalaron que es de 1900 aproximadamente y también tengo dos pipas firmadas por un escultor. No sé, se convirtió desde entonces en una especie de costumbre que en cada sitio que iba me compraba alguna pipa, normalmente en mercadillos.

Joan Crisol
Joan Crisol

Das una imagen completamente distinta a lo que eres.
Pues mira, yo creo que es por mí mi imagen física, tengo un físico bastante bueno y la gente se cree que soy mucho más seria de lo que soy. Creo que soy una persona que tiene bastante sentido del humor y me gusta bastante hacer el payaso cuando estoy en confianza.

Durante este encuentro me has dicho que te gustaría retomar tu papel de actriz, pero no a cualquier precio.
Si es que, a estas alturas de mi vida y de mi carrera, pues bueno, afortunadamente me ha ido bien. Yo he tenido una productora durante casi 20 años de teatro y todos mis espectáculos han funcionado bien y yo ahora mismo, me puedo permitir el lujo de elegir. O sea, no tengo la necesidad por cuestiones económicas de hacer cualquier cosa. Y entonces, pues sí, sí me he vuelto más selectiva. Yo realmente ahora solo quiero hacer algo que me ilusione. La verdad es que según uno va cumpliendo años, cada vez es más difícil ilusionarse con proyectos, aunque yo me sigo ilusionando con cada proyecto nuevo que emprendo.

No es fácil triunfar como actriz, productora y ahora también como escritora.
Dentro de las posibilidades que he tenido, he intentado cuidar mi carrera lo máximo posible y eso ha sido fundamental. Durante muchos años he tenido mi propia productora teatral y he podido elegir los textos y la gente con la que quería trabajar. Entonces digamos que eso te permite ser un poquito más dueño de tu destino profesional, ¿no?

Profesionalmente te encuentras saboreando las mieles de tu último libro, Soy tu mirada.
A mí me ha gustado escribir siempre, pero no me planteaba publicar nada. Mi primera novela negra tuvo bastante buena acogida y a partir de entonces seguí publicando con la misma editorial. En este nuevo libro hay dos temas que a mí me inquietan bastante y que me interesan. Por un lado, el tema del acoso infantil y, por otro lado, cómo han revolucionado las redes sociales y la tecnología la manera que tenemos de comportarnos. A partir de entonces, con estos dos elementos fui pergeñando la historia. En principio yo había pensado que la protagonista fuera una influencer, pero luego me pareció mucho más interesante que el personaje fuese una jueza, pero una jueza mediática.

Está claro que cuando escribes una novela te gusta documentarte mucho.
Contacté con Isabel Durante, que es jueza de los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid. Estuve frecuentando esos juzgados para empaparme, digamos, de todo ese ambiente judicial. Soy tu mirada, es un thriller, pero es un género atípico porque sus protagonistas no son detectives, ni policías.

Dices que en el libro tocas el tema de las redes sociales ¿Cómo te llevas tú con ellas?
A mí me parece que todo lo que todo lo que abra a la libertad de elección de las personas es maravilloso.