La entrevista de Cristiano Ronaldo con Piers Morgan ha profundizado sobre uno de los episodios más traumáticos de su vida: la muerte de su bebé. Hay que echar la vista atrás hasta el mes de abril para recordar la pesadilla que él y Georgina Rodríguez vivieron cuando perdieron a uno de sus mellizos en el parto, un vacío que ha sido imposible llenar. «Probablemente fue el momento más difícil que he tenido en mi vida desde que murió mi padre. Cuando tienes un hijo esperas que todo sea normal, pero tienes ese problema… es difícil«, ha asegurado el luso.

Cristiano-Ronaldo-hijo
Foto: Gtres

Entonces, se sintió perdido, pues no tenía explicaciones a lo sucedido, tampoco argumentos para cuando llegara a casa con tan solo un bebé y no con dos como esperaban el resto de sus hijos. «A veces trato de explicarles a mi familia y amigos más cercanos que nunca me sentí feliz y triste al mismo tiempo. Es difícil de explicar. No sabes si vas a llorar o a sonreír, porque es algo ante lo que no sabes cómo reaccionar, no sabes qué hacer (…) Gio llegó a casa y los niños comenzaron a decir ¿dónde está el otro bebé, dónde está el otro bebé?«, explica emocionado Cristiano Ronaldo.

Y, aunque es cierto que pocas cosas reconfortan cuando vives un episodio similar, a Cristiano Ronaldo hay algo que le hace sentir un poco mejor: hablar con su pequeño. Tiene guardadas sus cenizas junto a las de su padre en el sótano de su casa, un momento muy íntimo que ahora ha compartido con millones de personas. «Hablo con ellos todo el tiempo y están a mi lado. Me ayuda a ser mejor persona, mejor padre. Estoy orgulloso de eso… el mensaje que me envían, especialmente mi hijo», ha apuntado el futbolista.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez
Redes sociales

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez se apoyan mutuamente, pues saben lo doloroso que ha sido para cada uno de ellos esta pérdida. Falleció su pequeño, pero Bella Esmeralda siguió hacia adelante y afortunadamente a día de hoy es un bebé sano que ayuda a la familia a intentar pasar página tras unos meses muy complicados. «Es el dolor más grande que cualquier padre puede sentir. Solo el nacimiento de nuestra niña nos da la fuerza para vivir este momento con algo de esperanza y felicidad», asegura el también empresario.