«Entiendo que quieras reunirte con Mamá, pero por favor, quiero volver a sonreír contigo», suplica la actriz en una conmovedora misiva.


Son horas difíciles para Ana Obregón. Según ha adelantado SEMANA en exclusiva, su padre, Antonio García, se encuentra ingresado en un centro hospitalario. Preocupada por su evolución, la actriz y presentadora ha compartido una conmovedora carta para dedicarle todo su cariño.

«Papá, estás luchando positivamente en ese hospital como” el campeón “que has sido toda la vida», comienza diciendo su post. «Un campeón de 95 años», añade. En su misiva confiesa que necesita por todos los medios que su padre se recupere. Tras la muerte de su hijo, Álex Lequio, hace un año, y la reciente pérdida de su madre, Ana María Obregón Navarro, ansía con todas sus fuerzas poder disfrutar de él sano y recuperado en casa.

«Necesito estar más tiempo contigo»

«Yo soy muy egoísta y necesito estar más tiempo contigo porque no sé hasta qué punto el ser humano puede aguantar tanto dolor si te fueras ahora», admite. «Entiendo que quieras reunirte con Mamá pero por favor, quiero volver a sonreír contigo… un poco más… Gracias por los mensajes de cariño ,ahora entenderéis mi silencio. Hay veces que no existen palabras . #tequiero #papa #lucha❤️», concluye.

En el nuevo número de SEMANA, que puedes encontrar en el interior de tu revista favorita, que ya puede encontrar de forma física en los quioscos, o descargando la versión online AQUÍ, puedes encontrar todos los detalles sobre este nuevo golpe que ha recibido la aclamada actriz.

Las hermanas Obregón, unidas en la adversidad

En estos momentos tan delicados para la familia, tanto ella como sus hermanas, Amalia y Celia, están muy pendientes del delicado estado de salud de su progenitor, cuya evolución siguen de cerca. Ahora más que nunca, las tres hermanas han formado una piña y se mantienen fuertes y unidas ante la adversidad. Siempre que los permisos hospitalarios les permiten acceder al centro hospitalario acceden a él para acompañar a su padre en esta difícil situación.

© Redes sociales.

Fue el pasado mes de mayo cuando la familia Obregón vivió un enorme varapalo al tener que enfrentarse a la muerte de Ana María Obregón. Ahora, tener que revivir los días de hospital de un ser querido resultan terribles para la bióloga, que estuvo al lado de su hijo durante los diferentes tratamientos que recibió en los hospitales en su lucha contra el cáncer.

Con el ingreso hospitalario de su padre, Ana vuelve a sentirse hundida. Otro de los hombres más importantes de su vida lucha por salir adelante, y esto hace mermar sus fuerzas. Hay que recordar que en el año 2016, el padre de Ana tuvo un percance doméstico en su casa al caerse por las escaleras y un año después, en 2017, sufrió una infección renal.