César Muñoz: “Para conquistarme tienen que tener sentido del humor”

El presentador de ‘Así es la vida’, César Muñoz, ha conseguido meterse a los espectadores en el bolsillo gracias a su naturalidad

César Muñoz para Semana

A sus 33 años puede presumir de haber alcanzado la gran mayoría de sus sueños. Aunque muchos lo han conocido como el presentador de Así es la vida junto a Sandra Barneda, lo cierto es que este extremeño lleva años luchando para llegar donde está. César Muñoz nos recibe en su casa a primera hora de la mañana para luego irse a presentar el programa. “Todavía estoy un poco dormido y eso que ya he ido al gym”, nos confiesa mientras lo peinan y maquillan para nuestra entrevista. Pero, al pasar unos minutos, César  ya nos hace partícipe de su adrenalina y sentido del humor y, por supuesto, se abre en canal con nosotros para que le conozcamos un poco más.

César Muñoz: “Para conquistarme tienen que tener sentido del humor”
César Muñoz para Semana

¿Eres muy de estar en casa?

Soy muy casero. La serenidad y la paz que me da estar en mi casa no me la da nadie. Me gusta salir, pero también soy muy solitario. También tengo mucho mundo interior como buen piscis (risas).

¿Cómo se te da la cocina?

Soy bastante cocinillas. Mi plato estrella es el bacalao dorado.

¿Eres muy coqueto?

No me considero excesivamente coqueto. Me corto el pelo cada tres semanas, tengo más o menos la barba arreglada, hago ejercicio y me doy cremita por la mañana y por la noche. Pero más allá de eso, soy bastante normal.

¿Qué debe tener una persona para conquistarte?

Todo el sentido del humor del mundo y admirarle. Si no admiras a la persona con la que estás, mejor no estés. Lo tienes que admirar desde que te levantas hasta que te acuestas. Yo no podría estar con una persona que fuera una seta o que esté todo el rato preocupándose de las calorías

César Muñoz: “Para conquistarme tienen que tener sentido del humor”
César Muñoz para Semana

Has logrado conquistar el cariño del público nacional con tu debut como presentador de Así es la vida. ¿Te esperabas esta respuesta?

Me siento muy agradecido. La verdad es que la gente es súper educada cuando me para por la calle. Han alabado el producto que hemos sacado adelante este verano. Ha sido un verano complicado, pero yo creo que hemos puesto la mejor sonrisa, todas las ganas del mundo y yo creo que eso el público lo ha notado. Intentamos hacer un programa divertido, respetuoso pero también bastante irónico.

¿Cómo llevaste la presión de ocupar la franja que era de Sálvame?

Empezar un proyecto después de que acabara otro tan importante como ha sido Sálvame conllevaba mucha presión. Hemos recibido bastante gente, sobre todo al principio, pero es que todos los inicios son complicados en cualquier profesión y en cualquier aspecto de la vida. Y no puedes juzgar a alguien por una primera semana de programa porque los programas se transforman. Poco a poco la gente en redes sociales se pronunciaba menos de forma negativa y ya nos dejaba entrar en las casas y abrirnos un poquito más la puerta. Pero al comienzo nos deseaban cosas muy feas. Es un programa de televisión, no estamos matando a nadie, solamente estamos salvando a la gente que está en su casa de la soledad y haciendo que pase un buen rato.

¿Por qué dijiste que hasta que no viste a Sandra Barneda en la sala de reuniones no fuiste consciente del programa que ibas a presentar?

Parecía que no me lo había creído todavía (risas). Cuando la vi en persona fue cuando pensé: “Que ya estoy aquí, que voy a presentar la tarde con ella en Telecinco”. Ten en cuenta que yo la referencia que tenía de Sandra era de los muchísimos programas suyos que había visto a lo largo de mi vida. La he visto casi desde que era niño (risas).

¿Qué es lo mejor y lo más complicado de trabajar con ella?

Lo mejor es la generosidad. Hemos ido haciendo buenas migas poco a poco y la verdad es que nos caemos muy bien. Sandra y yo hemos congeniado y hacemos cosas aparte de estar en la tele presentando, nos vamos de vinos juntos. Es una tía muy guay. Yo creo que me ha tocado la lotería con Sandra y no le veo nada complicado trabajar con ella. Somos dos personas bastante normales y esa es la clave de que esté funcionando el programa.

¿Y en qué has evolucionado tú profesionalmente durante todos estos meses que has estado al frente del programa?

Que soy súper crítico conmigo. Yo vine a Madrid sin haber leído nunca la pantalla del ‘cue’ (el texto que nos ponen). En mi anterior programa yo era el subdirector, lo presentaba y también era el guionista, pero no leía el cue. Es una de las evoluciones que he tenido y me siento bastante orgulloso de esas pequeñas cosas. Además, ahora ya controlo bastante los temas del corazón y creo que la evolución durante los meses de verano ha sido muy positiva. Tengo todavía algunas cositas que corregir, pero estoy muy contento.

En un principio el programa estaba destinado para  emitirse en el verano ¿Cuándo os comunicaron que continuabais como teloneros de ‘TardeAr’?

Esta es una de las cosas de la tele que me fascina. Que siempre se sabe cuándo empieza, pero nunca sabes cuándo va a acabar la temporada. Al principio no nos lo creíamos porque era un programa de tres meses para ocupar la franja de verano y ahora estamos contentísimos con esa horita y diez que tenemos ahora. Eso sí, tenemos que hablar muy rápido (risas).

¿Eres de los que se ven cuando llegan a casa?

Antes me veía, ahora ya no. Veo algunos fragmentos en redes sociales, pero intento desconectar. Es bueno verse, pero sin obsesionarte.

1 /5
César Muñoz posando

César Muñoz para Semana (César Muñoz para Semana)

1 / 5
César Muñoz posa para Semana

César Muñoz para Semana (César Muñoz para Semana)

2 / 5
César Muñoz en casa con
3 / 5
César Muñoz cocinando
4 / 5
César Muñoz para Semana

César Muñoz para Semana (Alberto Bernárdez)

5 / 5