Se trata de preparar un plan de acción que combine la vida activa, con la alimentación saludable y los consejos y tratamientos profesionales.


Sin duda la celulitis es la preocupación estética corporal más común entre las mujeres. Afecta a casi el 98% de los cuerpos femeninos occidentales, tengan la complexión que tengan. Se trata de un problema que precisa de soluciones multidisciplinares. Eso quiere decir que debemos aplicar cuidados constantes para combatirlo con eficacia. Y, por supuesto, de tratamientos que mantengan a raya a los adipocitos, las células grasas alojadas en el tejido adiposo de la capa más profunda de la piel, la hipodermis.
La celulitis afecta a casi el 98% de los cuerpos femeninos occidentales, tengan la complexión que tengan.

Plan de acción contra la celulitis

Necesitamos por lo tanto trazar un plan. Empezamos por el estilo de vida. Evita prendas excesivamente ajustadas que entorpezcan la circulación linfática y sanguínea o los tacones de vértigo. También debemos llevar una alimentación lo más sana posible que evite el exceso de azúcares, las bebidas alcohólicas de alta graduación. Y prescindir de los alimentos refinados y precocinados y la fast food. Plan que incluye un poco de ejercicio y una rutina cosmética corporal. Nos ayudará a reforzar los tejidos de la piel, a drenar y reafirmar.
Evita prendas excesivamente ajustadas que entorpezcan la circulación linfática y sanguínea o los tacones de vértigo

¿Y en cabina?

¿Más? Sí, es muy recomendable realizarse un tratamiento de choque con aparatología. Son muchos los aparatos que pueden ayudar a remodelar las curvas. Además mitigan a la vez  la flacidez y reducen visiblemente los cúmulos grasos más localizados. Todos requieren de un diagnóstico previo por parte de la esteticista. Será quien marque las pautas a seguir, el número de sesiones, la periodicidad e, incluso, si es necesario combinar varias tecnologías para conseguir el objetivo deseado.

Hay tratamientos que son capaces de estimular el tejido muscular y dérmico en profundidad y activar los procesos fisiológicos de recuperación del tejido

Uno de los protocolos con los que alcanzamos grandes resultados es ZIONIC, conocido también como “La medusa reductora”. Es capaz de estimular el tejido muscular y dérmico en profundidad y activar los procesos fisiológicos de recuperación del tejido. Su objetivo es reducir, drenar, reafirmar, tonificar y relajar. Combate la flacidez, celulitis y grasa localizada, ya que combina masaje radiofrecuencia resistiva en un mismo dispositivo.  Está diseñado para alcanzar resultados de máxima efectividad. Consigue una triple acción dérmica, vascular y muscular. Y recuerda que son necesarias un mínimo de 10 sesiones.