Xuxa ha sorprendido a todos al decir que mató a su madre y su explicación. Pero más la ha liado al decir que se podría experimentar con presos en la cárcel la eficacia de las vacunas. Desde los Derechos Humanos la condenan por considerar que son personas de segunda o prescindibles


Xuxa fue la cantante brasileña que marcó toda una generación en los niños de los 90 con sus canciones, mientras sus padres admiraban su exuberante belleza expuesta en su programa, ‘El show de Xuxa’ con el que alcanzó fama mundial. También en nuestro país. Ahora, su imagen da un vuelco de 180 grados y en vez de entretener y divertir a los niños con sus canciones, conmueve -y escandaliza- a todos con sus confesiones más duras, como esa que le lleva a afirmar con crudeza: “Yo maté a mi madre”. Así lo ha reconocido la artista en sus redes sociales con un vídeo que ha dejado a sus seguidores en shock y es que en él plasma no solo la necesidad de protegerse contra el coronavirus para proteger a nuestros seres queridos, sino también sobre el hecho de que ella considera que es la culpable de la muerte de su madre, tras contagiarla de Covid-19 de manera accidental.

Vídeo: Instagram

“Estamos en el peor momento de la pandemia de Covid-19. Los hospitales están llenos. No hay más médicos. Ya no hay forma de abrir camas. El dinero ya no es una solución. Nuestra única salida al colapso actual es convencer, educar y concienciar a la población para que se tome este momento en serio. Hay que combatir la banalización, el negacionismo y el abandono”, asegura en dicha publicación Xuxa, que termina soltando su confesión a modo de bomba: “Yo maté a mi madre”. Una frase lapidaria que ha generado una gran repercusión en todo el mundo y que la propia Xuxa ha querido matizar en un segundo vídeo, en el que se hace eco del alcance de sus palabras, queriendo dejar claro el motivo, el contexto y el mensaje que quiere transmitir al mundo, sin necesidad de fijarse en un detalle que ha dejado a todos boquiabiertos.

Unas palabras que vuelven a causar controversia entre sus seguidores y, de paso, en todas las redes sociales y es que en su discurso llega a plantear una polémica posibilidad. Xuxa mantiene que para salvar vidas entre la ciudadanía podrían experimentar con seres humanos la eficacia de distintas vacunas y tratamientos. El problema no está en su propuesta, sino más bien en quién sufriría estos experimentos médicos en humanos: las personas que cumplen condenas en la cárcel. Sí, para ella son personas prescindibles, personas con menos derechos que el resto por haber cometido un error que les ha llevado a cumplir condena. Un mensaje que ha hecho que todos los defensores de los derechos humanos carguen contra ella.

Vídeo: Instagram