No es la primera vez que le sucede. Karim Benzema ha vuelto a terminar un partido de fútbol de la peor manera y no por el resultado obtenido sino porque mientras se disputaba una banda aprovechó para asaltar su casa. Fue justo al finalizarlo cuando supo que había sufrido un robo en su vivienda de San Sebastián de los Reyes, pues no había nadie en su propiedad en ese momento. El robo, según han informado, se produjo entre las 15.00 de este domingo y las 19.00 horas, y las primeras pesquisas policiales apuntan a que los ladrones saltaron las vallas exteriores y accedieron al jardín por la piscina. Al parecer, rompieron las persianas con mazas, al igual que una cristalera con el fin de entrar en la vivienda, un movimiento por el que uno de los ladrones salió herido y por el que dejó un reguero de sangre.

Benzema
Gtres

Es una incógnita el valor de los artículos sustraídos al futbolista, pero lo que sí se sabe es que Benzema supo lo que había sucedido cuando los propietarios llegaron al domicilio y vieron todas sus pertenencias revueltas. A las 7 y 10 de la tarde, se activó el pulsador de atracos de la alarma y decidieron abandonar la casa por si todavía había algún atracador en su interior. Fue poco después cuando varias patrullas de la Policía Judicial y científica se acercaron hasta el lugar para analizar los hechos e intentar encontrar pistas acerca de los ladrones que habían robado en la casa de Karim Benzema.

Han sido muchos los jugadores de fútbol que se han visto en la misma situación que Benzema, ya que los horarios de sus partidos son vox populi y todo el mundo puede saber sus movimientos para así entrar en sus viviendas. Ejemplo de ello, Morata o Piqué, deportistas de elite que también vivieron una situación similar a la del francés. Fue en el año 2019, en concreto en el mes de febrero de ese año, cuando mientras se disputaba un clásico ante el Barcelona también corrió la misma suerte. Las autoridades en estos casos recomiendan que no den demasiados datos o muestren sus viviendas, pues esto podría servir a los ladrones como pista para dar con su domicilio. Aunque Benzema no es muy dado a ello, sí que más de una vez ha enseñado tanto el exterior como el interior de su vivienda, lo que podría haber servido a terceros para dar con su residencia. Todos tienen denominadores en común: los ladrones buscan bienes de valor, aprovechan que el propietario está fuera de casa, suelen no entrar por la puerta principal y, sobre todo, conocen muy bien el inmueble. 

Algunos de ellos se llegan obsesionar debido a ello con la seguridad, la cual intentan que sea implacable. Más aún si se tiene en cuenta que en algún momento puede estar un inquilino en casa, tal y como le sucedió a Alice Campello, mujer de Álvaro Morata, cuando este se encontraba en las islas Feroe. La italiana estaba junto a sus hijos cuando en mitad de la noche entraron varios ladrones a su chalet, instante en el que sonó la alarma, aunque contaron con tiempo suficiente como para robar e irse. “Afortunadamente todos estamos bien y podría haber sido mucho peor. Han robado recuerdos, pero eso ya pasó. Ahora intentaré no pensar en ello, pensar en nuestra familia y tratar de olvidar. Muchas gracias por todos los mensajes”, dijo la joven entonces.