El príncipe Harry ha reclamado protección policial cuando viaja a Reino Unido. Asegura que su familia no se siente segura allí.


Enero de 2020. En un intento por dejar atrás una vida con la que no se sentían identificados y empezar una nueva más cercana a la ciudadanía, el príncipe Harry de Inglaterra y su esposa, Meghan Markle, anunciaron que dejarían de usar el 1 de abril de ese mismo año los tratamientos de altezas reales y abandonaron los deberes reales. No obstante, él, al ser príncipe, no puede renunciar a sus derechos, y tampoco se le puede despojar de ellos.

Empezaron así lo que se conoce como Megxit, que no es más que el alejamiento de los duques de Sussex de la familia real británica. Harry y Meghan buscaban la independencia financiera en su vida en Estados Unidos.

Desde entonces los duques de Sussex se han visto envueltos en varias polémicas, en las que han encontrado el apoyo de una comunidad que ya se cuestiona el papel de la monarquía en el actual siglo XXI.

La más reciente de estas polémicas tiene que ver con la seguridad de Harry y Meghan. Cuando renunciaron a sus derechos y sus deberes, también renunciaban, entre otras cosas, a la seguridad policial que les brindaba el Gobierno británico. Ahora, el príncipe Harry ha reclamado judicialmente cambiar la decisión del Gobierno de no permitir que él y su familia reciban esa protección policial en Reino Unido (incluso si es él mismo quien decide pagar por ella).

En las últimas visitas que han hecho los duques al país natal de Harry, aseguran no haberse sentido seguros y que ha sido arriesgado tanto para ellos como para sus hijos Archie y Lilibet el hecho de estar en el país sin seguridad policial, siendo miembros de la familia real británica.

Duques de Sussex / Gtres

Empezaron el trámite en septiembre de 2021

Aunque la noticia ha saltado ahora a los medios de comunicación a través de su representante legal, fue ya el pasado septiembre cuando el príncipe Harry rellenó una petición de revisión judicial a la decisión del Gobierno británico de negarle la protección, algo que en principio sólo se le daba a la más alta realeza. El Palacio de Buckingham, por su parte, todavía no ha hecho declaraciones.

Por su puesto, los duques de Sussex cuentan con protección policial en Baja California, donde residen. No obstante, esa protección privada no tiene jurisdicción en el extranjero. Por tanto, resultan poco útiles cuando realizan viajes a ver a su familia en Reino Unido, ya que ni siquiera pueden acceder a la información de los servicios de inteligencia, algo que es completamente necesario en lo que se refiere a seguridad monárquica. Según su representante, sin una seguridad capaz de proteger plenamente a la familia en el Reino Unido, ellos son incapaces de volver a casa.

Amenazas

Ha sido el representante legal de los duques de Sussex quien ha señalado que han recibido amenazas por parte de neonazis y extremistas. «Aunque su papel en la Institución ha cambiado, su perfil como miembro de la Familia Real no lo ha hecho. Tampoco la amenaza para él y su familia», defendió el representante, poniendo así en el punto de mira la seguridad que reclamaba y debía conseguir su representado.

Lady Di, siempre presente

Es evidente que la muerte de Diana de Gales marcó significativamente al heredero británico. Y es que, entre las inseguridades que él encuentra cuando viaja a su país natal, se encuentra la persecución de la prensa. Harry no puede evitar recordar cómo avasallaron a su madre y le causaron tantos problemas, y quiere evitar que se vuelva a repetir la misma historia, esta vez con su familia.

Tributo a Diana de Gales / Gtres

Proyectos lejos de la realeza

Desde que decidieron abandonar el camino impuesto por la monarquía británica, Harry y Meghan se han embarcado en muchos proyectos, algunos de ellos con controversias incluidas: en agosto de 2020 publicaron la biografía Finding Freedom (algo así como «En busca de la libertad»), un libro basado en las experiencias de algunos miembros del grupo de corresponsales de la realeza, en el que aseguran que ellos no tuvieron nada que ver.

Además, en varias entrevistas han criticado abiertamente (aunque sin llegar a decir nombres) a algunos miembros de la realeza británica, acusándolos de racistas y de haber provocado que Meghan casi se quitara la vida.

Harry y Meghan en una entrevista / Gtres

Está claro que los cimientos de la Casa Real británica se están tambaleando, y que son los duques de Sussex quienes están cuestionando situaciones que hasta ahora nunca nadie se había atrevido a cuestionar.

Te interesará saber...

?

¿Cómo se conocieron Harry y Meghan?

Los presentó un amigo en común en una cita a ciegas en julio de 2016, según declaraciones que hicieron a la BBC durante el anuncio de su compromiso.