El cantautor mexicano Armando Manzanero nos ha dejado a los 85 años de edad por culpa de las complicaciones derivadas del coronavirus. El virus nos arrebata una nueva vida y todos lloramos esta pérdida


Día triste en México y también en gran parte del mundo entre las personas que vivieron sus grandes historias de amor al son de las canciones, ya casi considerados himnos, de Armando Manzanero. El mítico cantautor mexicano ha fallecido en la madrugada de este lunes a los 85 años de edad a consecuencia del coronavirus. El Covid-19 se cobra una nueva vida y es que las complicaciones derivadas de la enfermedad han mermado las fuerzas del cantante hasta el punto en el que sus fuerzas han flaqueado hasta perder la vida.

Un dolor no solo para su familia, que ahora llora su muerte tratando de recomponerse recordando las alegrías que en su vida han podido compartir. También para sus millones de seguidores repartidos por todo el mundo, que han crecido amando con canciones como ‘Contigo aprendí’, ‘Somos novios’ o ‘Adoro’.

Foto: Gtres

“Yo tengo que lamentar mucho, porque me están informando del fallecimiento de don Armando Manzanero”, declaraba en la mañana de este lunes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su habitual conferencia matinal para informar de las novedades sobre el coronavirus. En esta ocasión, las cifras de fallecimientos por Covid-19 llevan un rostro afín para todos y es que entre los muertos que le toca anunciar al mandatario por culpa de la pandemia se le suma el del cantautor, muy a su pesar. “Lamento mucho su fallecimiento. Además de un gran compositor… Le enviamos a sus familiares, amigos, a los artistas, a todos los cantautores nuestro pésame, nuestro abrazo, por esta pérdida tan lamentable para el mundo artístico y para México”, añadía el presidente mexicano, que prefirió dar por finalizada su intervención matinal y despedirse de todos con la triste noticia de la muerte del artista que, al parecer, ha hecho mella en el ánimo del mandatario.

La noticia de la muerte de Armando Manzanero ha pillado por sorpresa a muchos. Los medios mexicanos han sido muy cautos a la hora de informar de la muerte de uno de sus iconos más internacionales, pero con las palabras del presidente se ha abierto la veda para dar por cierto su fallecimiento. Así, muchos amigos del cantautor han querido mostrar su pesar en las redes sociales y sus condolencias a la familia. Una avalancha que se ha producido también después de que la mánager del artista, Laura Blum, confirmase la mala noticia.

Armando Manzanero enfermó de coronavirus después de inaugurar un museo en Mérida, Yucatán. Ingresó en el hospital el pasado 15 de diciembre. Desde entonces, su estado de salud ha preocupado mucho a sus familiares y amigos, que han visto cómo poco a poco se ha ido complicando la sintomatología que presentaba, al ser una persona de riesgo no solo por su edad, sino también por su condición como diabético. Aun así, se siguieron todos los protocolos para mejorar su situación y evitar, además, que su familia resultase contagiada. La primera parte no ha podido ser y su muerte ha llegado como un mazazo para México y el mundo. Armando Manzanero fue intubado tras mostrar evidencias de agotamiento físico y dificultad respiratoria, por lo que él mismo accedió al tratamiento de entubación. No fue suficiente para salvarle la vida. Pero la segunda premisa sí se ha cumplido y nadie de su familia ha resultado contagiado, dado que la cuarentena del artista se hizo efectiva a tiempo.

Vídeo: YouTube

La figura de Armando Manzanero siempre será recordada por los mexicanos y el público mundial que creció amando su música. No solo por ser autor de más de 400 temas, algunos de ellos que llegaron a convertirse en himnos, sino también por su vertiente solidaria y por su profunda conciencia social. Un perfil que el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quiso destacar al contar una anécdota que jamás olvidará: “No se me va a olvidar cuando en una entrevista declaró que lo habían contratado para amenizar una boda de un político de un país centroamericano, un país pobre, y el que se casaba era un presidente y era todo lujo y extravagancia en la fiesta. Y él declaró que lo habían contratado y tenía que cantar, pero que lo estaba haciendo en contra de su voluntad, porque consideraba que era algo humillante para el pueblo, que tenía a ese presidente, el que estuviera haciendo esta fiesta ostentosa de tanto lujo. Que no sabía de qué se trataba, pensaba que era una fiesta normal. Entonces cuando leí esa entrevista percibí, como nunca, que Armando Manzanero era un hombre sensible, un hombre de pueblo”.