Con su anuncio, la influencer deja constancia de su deseo de romper cualquier vínculo que le une a Kanye West.


Después de hacer público su divorcio de Kanye West, Kim Kardashian está dispuesta a acabar con todo lo que le relacione con él. La influencer ha anunciado a través de sus redes sociales el cierre de su marca de maquillaje, KKW Beauty, aunque volverá con un proyecto completamente renovado.

Gtres

«El próximo 1 de agosto, a medianoche, cerraremos la página web de KKW Beauty y volveremos a estar con vosotros con una marca completamente nueva, nuevas fórmulas mucho más modernas, innovadora y con un empaquetado diferente y sostenible», ha escrito Kim Kardashian a través de sus redes sociales. Tras esto, la hija de Kris Jenner ha revelado que está muy ilusionada con todos los proyectos que tiene entre manos y el cambio que va a dar su marca de cosméticos. Se trata de una estrategia que su hermana, Kylie Jenner, ya llevó a cabo hace unos meses a raíz del cambio que han sufrido sus famosos pintalabios.

«Estoy emocionada con poder seguir desarrollando y expandiendo mi gama de productos y mejorar la experiencia de compra para todos y cada uno de vosotros puesto que ahora podréis adquirir todas mis líneas de belleza y cosméticos en un solo lugar», proseguía. De la misma forma, Kim Kardashian ha aprovechado la ocasión para echar la vista atrás y ha recordado cómo comenzó en su aventura empresarial: «Empezó con un kit de maquillaje para realzar los contornos y acabamos incorporando productos para los ojos, labios y el cuerpo en tan solo cuatro años«.

Un trabajo sin descanso que ahora hace un alto para resurgir de sus cenizas. Aunque no está claro cuál será el cambio en concreto, lo cierto es que muchos de sus seguidores especulan que Kardashian quitará la «W», de West, del nombre de la marca a raíz de su divorcio con el rapero para así romper cualquier vínculo con él.

El pasado mes de febrero, se oficializaba lo que era un secreto a voces: Kim Kardashian solicitaba el divorcio de Kanye West. Una ruptura que llegaba después de que la influencer y el rapero intentaran hacer lo máximo posible por salvar su matrimonio. Un divorcio muy sonado y que podría seguir dando que hablar debido a la mala relación que tendría el cantante con la madre de sus hijos.

Kim Kardashian quería una alma gemela: «No tengo a nadie con quien compartir mi vida»

Kim Kardashian ha hablado largo y tendido sobre el proceso de divorcio en su reality. En concreto, la influencer revelaba delante de su madre que el hecho de sentirse sola durante su matrimonio había propiciado que solicitara su separación del rapero. Sin embargo, a raíz de su 40 cumpleaños, la de Calabasas se dio cuenta de que no estaba preparada para la vida de una mujer que se queda en casa esperando al marido a que salga de trabajar. «No quiero que mi marido viva en un estado completamente diferente al mío. Con esto es cuando nos llevábamos mejor, pero es algo muy triste para mí», comentaba la también estudiante de derecho.

Kim Kardashian se ha dado cuenta de que a pesar de tener una vida de ensueño aún no ha podido disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. «Quiero estar con alguien con quien poder ver nuestro programa favorito, alguien que quiera hacer ejercicio conmigo todos los días», insistía. Además, lamentaba que en todos estos años no haber conseguido a alguien que esté a su lado para disfrutar de la vida. «Siento que he trabajado muy duro para lograr todo lo que me he propuesto. He superado mis expectativas pero no tengo a nadie para compartir mi vida», insistía.

A pesar de que parece que el divorcio entre Kanye y Kim ha quedado en términos amistosos, lo cierto es que hasta llegar a este punto ambos han vivido varios altibajos. En concreto, tal y como se publicó en ‘E! News’, parece que es Kanye West quien está llevando peor la situación. Según explicó esta fuente cercana a Kim Kardashian, el artista ha cambiado de número de teléfono para no tener que lidiar con su futura exmujer. «Ella no puede comunicarse con él directamente. Él hablará con sus hijo a través de su equipo legal, quienes serán los encargados de organizar las quedadas», recoge el medio estadounidense.